Doctrina, ideología y PAN

 

partido-accion-nacional-2

Definido desde su fundación como un partido que basaría sus trabajos en el terreno político bajo la bandera de lo que se llamó “Humanismo Político”, y presumiendo contar con una sólida doctrina –en contraste con otros institutos que hablaban de ideologías–, ahora, luego del resultado de la elección del pasado 18 de mayo, Acción Nacional prepara un cambio que afectaría –incluso– su discurso para definirse más como una opción liberal.


 

Liberal y humanismo

Para muchos, Acción Nacional –de la mano de su principal, pero no único, fundador, Manuel Gómez Morin– es un partido de corte conservador. Con esa percepción juega el discurso que líderes, candidatos y militantes panistas pronuncian definiendo su identidad bajo lo que se conoce como “Humanismo Político”, concepto basado en la doctrina social de la Iglesia Católica.

Fue en el momento de la fundación de Acción Nacional, 14 de septiembre de 1939, en que se creó una Comisión de Doctrina encargada de dotar de un ideario a la opción naciente. Gómez Morin era visto como un liberal, pero en la Comisión jugaban otros actores –como Efraín González Luna, Rafael Preciado Hernández, Miguel Estrada Iturbide, entre algunos más–, que terminaron inclinando la balanza a lo que Aminadab Pérez Franco describió como “los trabajos orientados a conformar un partido político sustentado en principios doctrinarios tales como el respeto a la eminente dignidad de la Persona Humana, la gestión del Bien Común y la preeminencia del interés nacional”[ Pérez Franco, Aminadab R., Manuel Gómez Morin: el héroe civil, Palabra de Acción Nacional núm. 87 revista ideológica y doctrinal del Partido Acción Nacional, PAN, 2010. ].

De esta forma, Acción Nacional se presentó ante los ciudadanos con un discurso distinto a lo que se venía escuchando hasta fines de la década de los 30. Su trabajo de servir de escuela de ciudadanía, estaría enfocado en resaltar los pilares del humanismo en el terreno político. En la década de los 60, el PAN viviría en su interior un debate acerca de la conveniencia, o no, de adherirse a la democracia cristiana –lo que finalmente ocurriría el 24 de octubre de 1998–, que provocó la salida de militantes como Hugo Gutiérrez Vega. Adolfo Christlieb Ibarrola, presidente nacional del PAN de 1962 a 1968, definió la necesaria separación del campo de la acción política y el campo de la acción religiosa. De esta época viene la frase “meones de agua bendita” que sintetiza hasta donde llegó la polémica interna.

Más recientemente, ha surgido un planteamiento acerca de si el Partido debe continuar con la línea humanista o cambiar a una más liberal. Germán Martínez Cázares, presidente nacional del PAN de 2007 a 2009, publicó un artículo en el diario Reforma, el 18 de octubre de 2010, en el que planteó: “el PAN no puede seguir posponiendo su definición y orden conceptual. Tampoco su apuesta por la libertad. No puede fingir. Debe convertir el credo en una ‘economía social de mercado’ -siempre proclive al gasto público en áreas accesibles a iniciativa privada-, por una ‘economía de mercado social’ donde el Estado, sin vaguedad, deje de entorpecer y vedar el desarrollo de la iniciativa privada. Tanta sociedad como sea posible y sólo tanto gobierno como sea necesario”.

Como respuesta, en la revista Bien Común, edición 194 de enero de 2011, Fernando Rodríguez Doval, actual diputado federal, apuntó que “la doctrina del PAN ha demostrado su vigencia tanto en México como en el mundo entero. Han sido los partidos humanistas, demócrata cristianos y populares los que han logrado las transiciones pacíficas a la democracia desde regímenes autoritarios, así como la construcción del bien común a través de instituciones al servicio de la persona, aunado a un manejo prudente de la economía y políticas efectivas de desarrollo social”.

¿Cuál es el Partido que los panistas quieren? Para muchos, la respuesta es “el que fundó Gómez Moin”, pero el propio fundador, según contó en más de una ocasión su hijo Juan Manuel, al salir del evento fundacional le dijo, “ya nació, no como hubiera querido, pero ya nació”.

Con la conformación de una nueva Comisión de Doctrina, particularmente bajo las condiciones que estableció el grupo “ganador”, es previsible que se busque dar un giro, bajo el pretexto de la “necesaria modernización”, que ubique al Partido en el ala liberal. Los argumentos ya han sido puestos en la mesa y habrá que seguirle la pista a los trabajos de la citada Comisión.

 

Migajas

Tras la reelección de Gustavo Madero, continúa en la prensa la publicación de versiones sobre lo que este hecho significa, principalmente en lo que se refiere a la relación que el Partido tendrá con el Gobierno Federal.

En trascendidos se comienza a hablar de una futura candidatura para Madero, por supuesto en 2018.

Y, también para pensar a futuro, ya se comienza a hablar del retorno de Felipe Calderón para rearmar a su grupo de cara a las próximas elecciones.

Finalmente, Diego Fernández de Cevallos, excandidato presidencial en 1994, se estrenó como articulista en Milenio Diario, abordando temas que se relacionan, y mucho, con su experiencia como abogado.

 

 

(Publicado en la revista Indicador Político el 16 de junio de 2014)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s