Las campañas que no quiere desmentir el PAN

IMG_1169.JPGEl presidente de Acción Nacional acusó que hay una campaña de desprestigio en contra del partido; pero en tanto que la motivación para tal indignación es que la supuesta maniobra se dirige principalmente a personajes cercanos a él, el PAN ha enfrentado verdaderas operaciones políticas en contra, que no han motivado a ninguna respuesta.


 

Dañando la imagen del PAN

Una breve búsqueda en Internet nos dará una cantidad significativa de resultados que ponen en mal a la imagen del Partido. Se pueden contar desde reportajes, hasta libros escritos por ex militantes, sin dejar de lado a quienes se presentan como especialistas para disfrazar su opinión de supuesto aporte académico.

En contadas ocasiones se le ha dado respuesta a todos estos esfuerzos —que provienen tanto de sectores ligados a la izquierda, quizá los más insistentes, que de personajes que pudieran estar vinculados al PRI—; este fenómeno se ha presentado a lo largo de la vida política de Acción Nacional.

Libros en los que se busca presentar la “verdadera” cara del PAN, no han merecido más que respuestas aisladas de algunos militantes interesados, pero no como parte de una estrategia institucional.

Algunos ejemplos lo tenemos en textos como el de Carlos Arriola, titulado El Miedo a Gobernar: la Verdadera historia del PAN, en el que aborda la falta de políticos profesionales en sus filas. Otro ejemplo es Acción Nacional es un equívoco de Jesús Guiza y Acevedo, publicado cuando renunció a 25 años de militancia en el PAN, del cual fue fundador.

Pablo Moctezuma Barragán en Los Orígenes del PAN, denunció que Gómez Morin en realidad montó, en complicidad con el gobierno, un teatro para fingir una oposición funcional al régimen. También hay que incluir el de Anabel Hernández Camisas Azules Manos Negras, sobre la corrupción en Pemex.

Otros, publicados al calor de la coyuntura política, también han buscado desacreditar al Partido. Tal es el caso de El Cartel del PAN de quien fuera candidato a la gubernatura de Baja California Felipe Ruanova Castro, quien asegura que los gobiernos estatales de Acción Nacional se han mantenido gracias a las corruptelas y sus nexos con delincuentes.

También, palabras de historiadores de la talla de Enrique Krauze o Daniel Cosio Villegas se utilizaron para desacreditarlo. Del primero se ha citado fuera de contexto frases de su ensayo PAN: el alma por el poder: “En sus comienzos, el PAN fue un partido esquizofrénico: simpatizante del fascismo e impulsor de la democracia. Fundado días después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, sus militantes –unos más, otros menos– no ocultaron su inclinación por el Eje y en 1942 aconsejaron al presidente Ávila Camacho mantener una estricta neutralidad en el conflicto. Por si faltara, muchos albergaron también prejuicios antisemitas, similares a los de Action Française, el movimiento que inspiró su filosofía política”.

A este respecto, en distintas universidades públicas, ha circulado la versión de los nexos del Partido con el nazismo, incluso al grado de afirmar que el financiamiento para fundarlo provino de Alemania. Más recientemente, Rafael Barajas, el Fisgón —caricaturista del diario La Jornada—, publicó en junio de 2013 un par de artículos en los que abunda sobre la presunta raíz nazi del Partido.

En fechas recientes, se difundió ampliamente la historia de “El Yunque” y cómo había infiltrado al instituto político. Con el paso del tiempo ha perdido fuerza, aunque a veces sale a relucir, no así la respuesta institucional para aclarar el tema.

Otras versiones colocan al Partido al servicio de intereses empresariales o extranjeros, por no recordar la forma en la cual se le califica como un instituto homofóbico, sin mencionar las recientes acusaciones de frivolidad y corrupción que se han dado a conocer.

Al interior del PAN no se ha hecho el esfuerzo, con toda la autocrítica necesaria, de distinguir y denunciar cuando se trata de algo meramente propagandístico y cuando es reflejo de sus propios errores.

Si en verdad Gustavo Madero está preocupado por las campañas de desprestigio en contra de Acción Nacional, debería demostrarlo investigando todos estos ejemplos comentados —y otros más que no se incluyen por cuestión de espacio—, y empezar una verdadera estrategia de comunicación que le diga al ciudadano qué es —o era— en realidad el PAN. Lo demás es puro teatro en busca de votos.

 

Migajas

Interesante artículo de Luis Carlos López sobre el PAN en Baja California y lo que para él es el problema central: “los partidos pueden recuperarse relativamente fácil de las derrotas electorales, de la que es más difícil salir es de la derrota cultural. Sin duda, esto es lo que priva en el PAN de Baja California. Sin embargo hay algunas soluciones”.

Pascal Beltrán del Río hizo un balance de lo que ha sido un año “horrible” para el Partido.

Otro tema que también pesa en la imagen del PAN, es la evaluación sobre el gobierno de Felipe Calderón; en este texto se revisan sus motivos morales para emprender la lucha, o “guerra” si desea llamar así a sus acciones, contra el narcotráfico.

 

Imagen: Públic Domain Images

(Publicado en la revista Indicador Político el 29 de septiembre de 2014)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s