Madero: en el espejo de Christlieb

IMG_1209.JPG
La solicitud de licencia de Gustavo Madero a la presidencia del CEN del PAN generó, además de fuertes críticas, una serie de dudas acerca de los objetivos que busca. Para sus defensores, Madero sigue los pasos que otros presidentes del Partido dieron, aunque dicho argumento lo puede convertir en objeto de más cuestionamientos.


 

Candidatos y dirigentes

Madero Muñoz se une a la lista de presidentes que también fueron candidatos a una diputación federal. Manuel Gómez Morin buscó, sin éxito en dos ocasiones, ser legislador, aunque sólo en 1946, por el II distrito de Chihuahua, era dirigente nacional. Al frente del PAN estuvo de 1939 a 1949.

Alfonso Ituarte Servín fue candidato en cuatro ocasiones, y logro ser legislador en dos: de 1955 a 1958 la primera. Al ganar el distrito XVII del DF –para después ser electo también para presidir al Partido de 1956 a 1959–, y del 1967 a 1970 la segunda. El grupo parlamentario del que formó parte en su primer periodo como diputado tuvo 6 integrantes y en ese momento no se tenía la figura de coordinador.

Adolfo Christlieb Ibarrola encabezó al PAN en la década de los 60, siendo jefe nacional –término dado anteriormente a los presidentes del Partido– de 1962 a 1968, reelecto en 1965 pero renunció al cargo por motivos de salud pocos meses antes de terminar su mandato. De 1964 a 1967 fue diputado federal postulado por el distrito XXIII del DF y coordinador del grupo parlamentario, cargo que se estrenaba en el ámbito legislativo con la reforma que permitió la llegada a la Cámara de los llamados “diputados de partido”, como fue el caso de Christlieb. Ese primer grupo estuvo compuesto por 20 integrantes.

Manuel González Hinojosa fue presidente del Partido dos veces: de 1969 a 1972 y de 1975 a 1978; candidato a diputado federal en cinco elecciones y legislador en dos, la primera de 1967 a 1970, en la que también fue coordinador del grupo parlamentario –siguiendo la tradición impuesta por Christlieb–; y de 1973 a 1976 coincidió con su segunda estancia al frente del Comité Ejecutivo Nacional pero sin desempeñarse como coordinador.

José Ángel Conchello Dávila fue presidente del CEN panista de 1972 a 1975, candidato a diputado federal en seis oportunidades y diputado federal en la mitad de ellas: 1967 a 1970 la primera, 1973 a 1976 la segunda, que llevó en paralelo a su dirigencia nacional, y de 1985 a 1988. En ninguna fue el coordinador legislativo.

Abel Vicencio Tovar dirigió a Acción Nacional de 1978 a 1984, y consiguió ser reelegido en 1981; diputado federal en cuatro ocasiones, pero la tercera –de 1979 a 1982– coincidió con su reelección como dirigente nacional. Llegaría de nueva cuenta a la Cámara de Diputados en el trienio 1988-1991, en el que coordinó al grupo del PAN.

Christlieb inauguró la dualidad Presidente-Coordinador, para mantener como una tarea política fundamental para su dirigencia, el diálogo con el gobierno federal, aprovechando el escenario que la reforma electoral de ese entonces permitía con la entrada de los “diputados del partido”, antecedente de los plurinominales. González Hinojosa seguiría esta línea de acción en los complicados años finales de la década de los 60. Ninguno de los demás dirigentes que fueron simultáneamente “jefe nacional” y legislador se designaron coordinadores parlamentarios y la mayoría ganaron su lugar en las urnas.

IMG_1208.JPG
Imagen cortesía Cedispan.

La época que vivió Christlieb –al parecer, el espejo en el que se quiere reflejar Madero a pesar de ser un contexto distinto–, fue el de una profunda reforma electoral. En palabras de Alonso Lujambio, “el cambio no era despreciable: abrían espacios institucionales para la negociación y el diálogo. La reforma introducía elementos totalmente novedosos”.

El propio Adolfo Christlieb detalló las razones que lo impulsaban para seguir, “deseamos participar legítimamente en las decisiones del poder, para programar y discutir no sólo reformas a largo plazo(…) deseamos integrarnos en las responsabilidades del poder, no para gobernar a favor de un grupo, ni con apetitos de dominio(…) sólo buscamos servir a México…”

Entre los argumentos que Madero Muñoz manejó el pasado 30 de septiembre, se encuentra “contribuir de una mejor manera a consolidar y acelerar la agenda de cambios que liberen, democratizan y modernizan a México”, así como “seguir impulsando la agenda de libertad, igualdad y modernización de México desde el Congreso en la próxima legislatura”.

Tanto Christlieb como ahora Madero, recibieron críticas internas por la estrategia seguida. Christlieb murió creyendo que se había equivocado, Madero tiene tiempo de recomponer el camino y demostrar que no es la ambición lo que lo mueve.

 

Migajas

Con el anuncio de que tanto Margarita Zavala como Gustavo Madero buscarán una candidatura para estar en San Lázaro en 2015, también comenzaron las versiones de intentos por cerrarle el paso a la exprimera dama.

Entre las críticas, ya se escucha la petición para que Madero no vuelva a la Presidencia del PAN cuando venza el plazo de licencia.

Interesante análisis sobre las opciones de Madero tras la decisión tomada.

 

(Publicado en la revista Indicador Político el 13 de octubre de 2014)

Imagen cortesía Cedispan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s