Pragmatismo

IMG_1374.JPG

De ser un proyecto basado en ideales colectivos, como el bien común, Acción Nacional ha pasado a ser un partido en el que el pragmatismo es la guía. Pero no se trata de un fenómeno reciente, pues desde su fundación, como simple botón de muestra, había voces que llamaban a participar en elecciones porque a eso se dedicaban los partidos políticos.


Teoría contra practica
Como en muchas actividades humanas, la política también es un campo en el que conviven enfoques que provienen del análisis teórico y aprendizajes que se derivan de la practica cotidiana. Lo ideal sería combinar ambas concepciones, que fueran complementarias, algo pocas veces visto.

Discutir la razón de ser de un partido político, es un claro ejemplo de ese divorcio. Para algunos, los ideales relacionados con conceptos como libertad, igualdad o bien común deben ser los que rijan el actuar de los funcionarios electos luego de ser postulados por el instituto político. En nuestro país, eso suena más a ficción que lo sucedido en el ámbito político.

La realidad es que el político vive para ocupar un puesto de privilegios y beneficios, con honrosas y contadas excepciones, contribuyendo poco a la solución de los problemas del país. Iguala o los famosos “moches”, no son sino ejemplos de esta realidad.

Como muestra de lo antes expuesto —y que tienen al partido en una crisis de imagen que no ha sido resuelta—, tenemos lo sucedido en Villa Balboa, Puerto Vallarta, con diputados federales; la intención de buscar una alianza con el PRI en el DF —que se quedo, al menos de momento, en simple proyecto—, mientras en los demás estados se busca una con el PRD —que también podría quedar en intento—, así como las constantes denuncias de militantes que se han visto relegados por no pertenecer al grupo dominante, en todos los estados del país.

Sumida en un profundo tintero, quedo la multicitada frase panista, de la autoría de Efraín González Luna, que indica que “un buen miembro de Acción Nacional, para definirlo en una sola fórmula, debe ser un centro de irradiación activa de nuestra doctrina y de nuestras ideas. No es un mero espectador de asambleas, no es un mero receptor de doctrinas, no es un mero nombre anotado en un registro, ni siquiera cuotizante, ni siquiera un esporádico realizador de actividades políticas”.

light-bulbs-1125016_1280

Camisa de fuerza
La historia reciente mostró que las posiciones continúan en guerra, como se pudo comprobar con la forma en que se construyó la candidatura de Vicente Fox y la discusión interna. Las acusaciones en torno a que por la búsqueda del poder se estaba dejando de lado la doctrina del partido, subieron de tono los meses previos a la confirmación de que el guanajuatense sería el abanderado blanquiazul en las elecciones del año 2000. Lo que sucedió después, en términos del impacto que ese triunfo tuvo en el PAN, es de sobra conocido.

La llegada de empresarios, que dio lugar a acuñar el término “neopanistas”, dio nuevo impulso a la discusión, incluso a algunas renuncias en la década de los 80, como fue el caso del llamado “Foro Doctrinario”.

Como expuso Soledad Loaeza en su obra Acción Nacional, el apetito y las responsabilidades del triunfo, “el tema de la doctrina también ha sido una fuente de tensiones en el seno del PAN; a lo largo de su historia la etiqueta de ‘doctrinario’ ha tenido hasta cierto punto un sentido peyorativo porque implicaba rigidez, estrechez de miras y carencia de habilidad política. No obstante, los defensores de la doctrina se ven a sí mismos como los poseedores de una vocación de servicio ajena a las ambiciones del poder, mientras que éste era el impulso de los pragmáticos. La ignorancia de la doctrina es materia de reproche, pero para muchos panistas la doctrina es una camisa de fuerza para el crecimiento del partido. El propio Vicente Fox así lo afirmó en reiteradas ocasiones”.

Y es que para un organismo que presume tanto de su historia, tener ahora toda una burocracia orientada al tema electoral, respondiendo tarde y mal a las múltiples denuncias que se hacen acerca de actos de corrupción de militantes en posiciones de gobierno o legislativas, la existencia de grupos que definen abanderados, un presidente que pide licencia para buscar una candidatura plurinominal, hacen que muchos de sus militantes busquen aferrarse a la doctrina de un partido irreconocible en tiempos de pragmatismo.

Migajas
En Trascendió, Milenio Diario da dos datos de cómo van las alianzas que el PAN está negociando en los estados: en Sonora con la coalición rechazada, incluso por perredistas, se prepara un acuerdo; en tanto en Nuevo León continúan las pláticas.

Para demostrar que la lucha por el poder puede llegar a cualquier nivel, la PGR detuvo a quien fuera el excontralor del municipio de Querétaro y militante panista, Juan Pablo Rangel Contreras, por espiar a otros panistas y hasta al gobernador de la entidad.

Interesante relato de Martha Anaya en el diario 24 Horas acerca de la cena en la que Margarita Zavala únicamente anunció la creación de una asociación, dejando para la especulación que tipo de candidatura busca de cara al 2015.

Publicado en la edición 35 de la revista Indicador Político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s