¿Qué esperar del PAN en 2015?

2015/01/img_1536.jpg
Con un nuevo año, llegó la oportunidad de desempolvar la bola de cristal y tratar de plantear qué le deparan los doce meses por venir a Acción Nacional. Con elecciones en puerta, un divisionismo aún vigente y la renovación de la presidencia del CEN, el Partido puede esperar de sus militantes, al igual que en 2014, conductas que abonen a su desprestigio. Sin duda, será un año de retos para un panismo que no alcanza a ver la luz al final del túnel.


 

Militantes

La lección de 2014 es que los militantes del PAN le hacen más daño a la imagen del Partido que cualquier campaña de desprestigio. Escándalos por los llamados “Morenazis”, acciones contra los medios, como el caso de la regidora Guadalupe Barrera, bautizada “Lady golpeadora”; episodios de discriminación, como el protagonizado por Carlos Treviño, al llamar “simio” al futbolista Ronaldinho, y Pedro Torreblanca, que tachó de “jodidos más prietos de piel que nada” a perredistas; y filtraciones que mostraron a diputados federales bailando en Villa Balboa, hicieron trizas la imagen de un Partido sin una reacción adecuada.

Asimismo, las continuas peleas entre grupos por mantener el control del aparato partidista, como demuestra el caso del espionaje en Querétaro, también restarán simpatías y credibilidad a Acción Nacional en año de votos.

Lejos de erradicar estas conductas, en 2015 veremos, quizá en plena campaña, algunas más.

2015/01/img_1537.jpg

Electoral

El tema electoral será central en las aspiraciones del panismo para superar los tragos amargos de años recientes, tan es así que Gustavo Madero centra sus esfuerzos en llegar a la Cámara de Diputados, quizá con la mira puesta en 2018, al igual que Margarita Zavala, lo que augura un nuevo enfrentamiento.

Respecto a los resultados que el Partido espera obtener, cualquier análisis obliga a dividir un pronóstico en dos ámbitos: elección de diputados federales y la renovación de gubernaturas.

Del primero, tradicionalmente el PAN no obtiene buenos resultados en elecciones intermedias, como se puede apreciar en la tabla adjunta; desde 1997 los contrastes entre la votación obtenida en comicios presidenciales y en los que se eligen a diputados federales son notorios.

2015/01/img_1540.jpg
Sin el atractivo de un candidato presidencial, sin fuerza territorial significativa para movilizar votantes y con enfrentamientos internos en distintas entidades, se esperaría una votación cercana a 8 millones de sufragios para menos de 100 legisladores.

En estados que renovarán gubernaturas, Nuevo León, Sonora, San Luis Potosí y Baja California Sur ofrecerían buenos resultados, con posibilidad de hasta 3 victorias, aunque estos resultados no opacarían la baja sensible en el número de legisladores federales.

Michoacán representa una incógnita, aunque la presencia de Luisa María Calderón podría dar una sorpresa. En Querétaro, el panismo puede ser competitivo, pero los conflictos internos y el divisionismo inclinarían la balanza en contra.

Colima, Campeche y Guerrero mostrarán, como es costumbre, a un blanquiazul en plan testimonial, con escasas posibilidades de triunfo.

En otras elecciones locales, Jalisco, Morelos, Guanajuato y Yucatán ofrecerán números positivos aunque escasos; en contraste, Tabasco, Estado de México y Distrito Federal tendrán un pésimo resultado, el primero por la reducida presencia y en los otros dos, por el continúo desgaste del Partido.

 

Renovación y choque

Tras las elecciones de junio, el PAN tendrá la renovación de su dirigencia nacional mediante el voto directo de su militancia. Tres factores se combinan para que se trate de un evento con efectos negativos en su imagen: las recientes afiliaciones masivas en entidades como Puebla, la persistente división interna y, derivado de esto, el enfrentamiento entre distintos grupos en busca del control de los recursos del blanquiazul; y deficientes resultados electorales.

Si, como todo apunta, Margarita Zavala pretende la posición, compitiendo contra alguien del grupo maderista, podría ser el propio Ricardo Anaya, no sólo se reeditaría la batalla sostenida entre Cordero y Madero en 2014, sino quedaría demostrado que la dinámica interna de lucha de grupos es la prevaleciente, marginando a los militantes que no integren alguna facción y alejando a Acción Nacional cada vez más de su tradición democrática.

 

Migajas

Sigue sorprendiendo el activismo de Rafael Moreno Valle, que muchos interpretan como una jugada en busca de la candidatura presidencial en 2018.

Alejandro Zapata Perogordo busca ser, nuevamente, candidato a la gubernatura de San Luis Potosí. Al momento de registrarse, fue objeto de burlas a través de redes sociales, en las que le recordaron su pasada derrota. Sonia Mendoza, senadora, y Mario Leal Campos, exembajador en Chile, completan la terna para arrancar la precampaña.

Publicado en la revisa Indicador Político el 12 de enero de 2015.

2015/01/img_1541.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s