¿Qué está pasando en el PAN?

IMG_1739
Las recientes declaraciones de panistas muestran el nivel de división interna que se vive en el Partido. Madero, Calderón, Lozano, Trejo, Zavala son apellidos que aparecen en medios pero no por sus aportes al país, sino por los enfrentamientos verbales que sostienen, donde lo que menos importa es el propio instituto político. Dos grupos buscan controlar al PAN, pero sólo uno tiene el sartén por el mango. El desenlace será que uno de los adversarios se quede con las siglas partidistas.


 

Salidas y renuncias
A lo largo de su historia, Acción Nacional ha sufrido bajas de militantes por una gran cantidad de motivos. Desde Aquilés Elorduy, fundador del Partido, que terminó como legislador priísta, pasando por quienes han sido presidentes del mismo, como José González Torres o Carlos Castillo Peraza, hasta simples militantes que decepcionados dejan la causa panista, la constante es que no se ha contado con algún dirigente o instancia que contribuya a reducir la sangría de panistas.

Algunos de quienes formaron parte del grupo de fundadores, años más tarde, dejaron el instituto ideado por Manuel Gómez Morin y Efraín González Luna. Tal es el caso de Jesús Guiza y Acevedo, quien en la década de los 60 deja al Partido y publica el libro Acción Nacional es un Equívoco Histórico. Años más tarde imitarían su decisión, Jorge Eugenio Ortiz Gallegos, Carlos Arriola y quien fuera candidato presidencial en 1982, Pablo Emilio Madero, quien además escribió La Mentira del PAN.

Pero también hubo militantes que se retiran de la actividad partidista y guardan un buen recuerdo de su paso por el Partido, como Manuel Rodríguez Lapuente o Hugo Gutiérrez Vega.

En la década de los años 60, el propio Gutiérrez Vega, Armando Avila Sotomayor, Alejandro Avilés Insunza y un grupo de jóvenes, renuncian al Partido al perder el debate acerca de la conveniencia, o no, de integrar al PAN a la Democracia Cristiana.

En los 90, Bernardo Batiz, Jesús González Schmall, entre otros que integraban el Foro Doctrinario y Democrático, abandonan el partido en medio de quejas sobre el pragmatismo que invadía al Partido.

Luis Calderón Vega también acabaría retirándose de la militancia activa en el PAN, a causa de desacuerdos con dirigentes de Acción Nacional y en medio de voces que le pedían reconsideración a uno de los historiadores del Partido.

Finalmente, en este breve recuento, Carlos Castillo Peraza renuncia al blanquiazul, tras enviar una carta al propio Felipe Calderón en la que le recomienda: “tu naturaleza, tu temperamento es ser desconfiado hasta de tu sombra. Si te dejas llevar por ése, entonces no te asustes de no contar ni con tu sombra”.

 

Puerta abierta
La vida, como rueda de la fortuna, ha dado una vuelta más y ha puesto a quienes estaban arriba, en la posición contraria. Gustavo Madero se quejaba, recién que llegó a la presidencia de Acción Nacional, que Felipe Calderón no le quitaba el pie de encima, ahora es el turno de pisar. La magnitud de la respuesta tras la entrevista que Calderón dio a El Financiero, muestra el grado de animadversación que el “maderismo” tiene contra el exmandatario.

El “calderonismo”, cual barco que hace agua, ya sufre deserciones y traiciones. El trato que dio a los demás cuando tuvo el Poder, ha provocado un cobro de facturas, de lo cual somos testigos. Pensar como aquel rey francés, en el sentido de que “el partido soy yo”, sólo hizo que los enemigos se unieran en espera de la venganza.

La exigencia para Calderón, del secretario general, José Isabel Trejo, después de que el expresidente hablara de buscar otra opción política, acerca de que si se quiere ir, “que se vaya ya”, sumada a la declaración de Gustavo Madero, en el sentido de que durante el anterior sexenio bajo la preferencia electoral del Partido, y la carta de Juan Molinar en la que le reprocha falta de carácter para moderar su temperamento, sólo son parte de la nueva estrategia del grupo maderista. Felipe Calderón ya no cabe en el PAN bajo rectoría del chihuahuense y sus colaboradores, la puerta está abierta y el michoacano, al igual que Vicente Fox, deberá entender el mensaje, pues de ninguna manera permitirán que Margarita Zavala sea dirigente nacional del blanquiazul.

Quizá los protagonistas de esta historia olvidan que quien siembra vientos, cosecha tempestades. El turno llegó para Felipe Calderón y sus leales, mañana podría ser el turno de Gustavo Madero y los suyos.

 

Migajas
Felipe Calderón respondió a Juan Molinar, acusándolo de “mentiroso” y de que su motivación es la amargura, además de destapar varios temas que se comentan en voz baja al interior del PAN, como lo que apuntó: “para nuestros adversarios –quienes por cierto trabajan muy coordinados con algunos de aquellos a quienes defiendes—son munición artera y mentirosa”.

En Milenio Diario, Laura Ibarra pregunta si el PAN y el PRD son partidos democráticos, luego de los problemas que han aflorado en las últimas semanas. Un texto recomendable.

Adriana Navarro Bello, del semanario Zeta de Tijuana, considera a “Madero: el nuevo Beltrones”.

Publicado en la revista Indicador Político número 40, 9 de febrero de 2015.

IMG_1740

Imagen de inicio: Morgue Files.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s