¿Por qué cuestan tanto las campañas?

 

money-256282_1280

Es una danza de cifras, en la que la confusión puede prevalecer. Más de un millón 200 mil casillas a instalar para las elecciones 2015, más de 87 millones en el padrón electoral, un financiamiento para los partidos de más de mil 172 millones de pesos y más de 26.5 millones de spots a difundirse en la campaña que inicia en abril.


Una de las conclusiones es que tenemos una democracia cara, en la que se debe contar con muchos recursos para competir. Esto, a la luz de los resultados que ofrecen los representantes populares, hace que muchos cuestionen la necesidad de otorgar tanto dinero al tema electoral. Pero existe otra faceta que agrega más preocupación al particular: el costo verdadero de las campañas electorales.

 

Ya Héctor Aguilar Camin, en su espacio en Milenio Diario, apuntaba acerca del mercado negro de la democracia mexicana, revelando una serie de datos que recogió en distintas visitas a los estados del país. Una de sus conclusiones es que “para sentarse en las apuestas de ese palenque hay que traer mucho más dinero que el que otorga y autoriza la autoridad”, en referencia de algunos ejemplos que le dieron sobre candidatos participantes en diversos comicios estatales.

 

Luis Carlos Ugalde, exconsejero presidente del IFE, planteó en la revista Nexos, con base en un estudio que su despacho realizó conjuntamente con el Centro Espinosa Yglesias, que “las campañas cuestan varias veces más que los topes que la ley establece” y a manera de ejemplo mencionó que “según toda la evidencia anecdótica recopilada, incluido el testimonio de ex gobernadores, una campaña ganadora requiere un rango de gasto de entre 400 y 700 millones, con casos que se salen de esa norma hacia abajo y hacia arriba”.

 

La conclusión de Ugalde, en sentido similar a la de Aguilar Camin, es que “en lugar de que la democracia hubiera estimulado el mecanismo reductor de la corrupción, más pluralismo parece justamente haber detonado más avaricia de los políticos y más niveles de corrupción. Una parranda sin control”.

 

Si bien el financiamiento público ha sido defendido bajo el argumento de que evita la llegada de recursos provenientes de fuentes ilícitas, la realidad es que las sospechas sobre el financiamiento irregular crecen en la medida en que los candidatos muestran estilos de vida que no se justifican con sus ingresos o el despliegue de material electoral que supera el costo de lo permitido.

 

Por lo anterior, no es sorprendente los llamados a boicotear la elección o el nivel de abstencionismo que nos espera. En tanto que no llegue la transparencia a las campañas, y se afinen los controles de fiscalización, la sospecha será otro actor de los eventos políticos en México, a la vez que nos seguiremos preguntando cómo hacer para que estas actividades dejen de ser lucrativas para muchos.

 

fall-163496_1280.jpg

¿Qué tema dominará la campaña que se avecina?

 A partir de abril, la campaña electoral dará comienzo. Los candidatos abiertamente pedirán el voto a los mexicanos, los partidos desplegarán sus estrategias para conseguir triunfar en las urnas, unos para que sus candidatos se conviertan en funcionarios públicos, en tanto que otros lo harán para no perder el registro y seguir contando con los millonarios recursos que el INE da a estos organismos.

 

Como parte de las estrategias de los institutos políticos, se buscará un tema con el que puedan “conectar” con el votante, es decir, atraer su atención y convencerlo de dar su sufragio al abanderado que presenten. Esto conlleva una complejidad, básicamente por el tipo de elección de que se trata, por la gran cantidad de posiciones en juego y por la irrupción de nuevos actores en la contienda. Contar con un tema que logre persuadir al ciudadano a nivel nacional es difícil por la multitud de necesidades e intereses de la población, en un país como el nuestro que es definido como un mosaico.

 

Pero también veremos una campaña sin innovaciones. El PRI defenderá al Presidente Peña Nieto y sus Reformas; el PAN ondeará la bandera de la anticorrupción; en tanto, el PRD criticará la falta de crecimiento económico y el desempleo; Morena se basará en el discurso de López Obrador contra la “Mafia en el Poder”; el resto de los partidos se acomodarán de acuerdo a las alianzas que consigan, a excepción del Humanista y Encuentro Social que buscarán nichos específicos para mantener el registro.

 

Asimismo, habrá otros temas que pueden impactar la decisión del elector para acudir, o no, a las urnas. El tema de Ayotzinapa seguirá, así como la demanda de anular comicios o hacer un boicot a la votación, al igual que las acusaciones entre candidatos o los escándalos que a través de audios y videos, difundidos en las redes sociales, principalmente, serán parte de las campañas.

 

Quizá lo anterior no sea satisfactorio para quien ve a la distancia la batalla por los votos, tal vez lo vea como algo entretenido o lamentable, depende de la opinión, pero es lo que tendremos durante dos meses.

 

Migajas

Margarita Zavala aseguró que no se descarta para 2018.

 

Siguiendo con Margarita Zavala, de acuerdo a Hugo Páez, una encuesta de Gobernación la coloca como puntera en una lista que incluye a dos secretarios de Estado y al Presidente Nacional del PAN, lo que no debe haber caído muy bien en el feudo de este último.

 

Publicado en la revista Indicador Político del 2 de marzo de 2015.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s