Vientos de guerra azules

Sería raro que en otras instituciones no ocurriera, o que fuera ocasionalmente, pero en el caso del PAN ya es normal, y sucede intramuros. Candidatos que de seguros ganadores quedan en la orilla, versiones de pugnas por la designación de candidatos y una supuesta guerra de baja intensidad entre las huestes de Gustavo Madero y las de Rafael Moreno Valle. Son escenas de una obra en la que lo único seguro es que el perdedor será el Partido.


 

2018 a la vista

A menos de un mes de que inicien la campaña electoral federal, los temas que se manejan en medios poco tienen que ver con las propuestas que se ofrecerána los ciudadanos. Si bien le va al PAN, el tema del Sistema Nacional Anticorrupción será la bandera, esperando que ningún escándalo alcance a candidatos o legisladores azules. Lo del salario mínimo suena cada vez menos y no se ve otro asunto en puerta.

 

Si bien la relación del PAN con los medios no ha sido, históricamente, buena, cualquier revisión que se haga de notas, artículos o columnas mostrará que en su mayoría ofrecen aspectos negativos del Partido. Esto se explica, en parte, por los propios intereses que confluyen en sectores de la prensa —la cual no pasa por sus mejores momentos en términos económicos —, así como por la dinámica electoral que busca atacar a los adversarios, en vez de resaltar propuestas, a lo que se suma la cerrazón y falta de estrategia panista para ofrecer información que equilibre el balance informativo.

 

No es extraño, pues, que entre los temas de la agenda sobre Acción Nacional, destaquen acusaciones contra Javier Corral, el zoológico del diputado poblano Sergio Emilio Gómez Olivier, las declaraciones de Ana Tere Aranda ante las versiones de su candidatura con el PRI, en lugar de presumir los índices de participación de los militantes en procesos internos o las propuestas de la Plataforma.

 

A ese panorama se suma, ahora, la historia de que de aliados, Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, y Gustavo Madero, presidente nacional del Partido, han pasado a ser adversarios; la razón, como es obvio suponer, es la candidatura presidencial del PAN en 2018.

 

Candidatura tempranas

La historia que se está escribiendo acerca de esta lucha, tuvo un primer capítulo en Nuevo León, en donde Margarita Arellanes, de meteórica carrera, era presentada como segura candidata y muy probable ganadora de la elección a gobernador.

 

Sin embargo, en la precampaña perdió apoyos, al grado de perder la elección interna frente a Felipe de Jesús Cantú, también ex edil de la capital del estado. Comenzaron a surgir las teorías de lo que pasó. Una de ellas apunta a que quedó en medio de la disputa entre Moreno Valle y Madero, pues al acercarse al primero, el presidente del CEN panista maniobró para que los grupos internos le retiraran sus votos.

 

No obstante, la verdadera razón sería la batalla interna de los grupos en el PAN estatal por tener más posiciones —que requieren para pagar los apoyos de su gente, pues necesitan puestos para colocarlos—, y en el desencuentro perdió Arellanes. Una pista la da Alejandro Sánchez en El Financiero, al mencionar que la propia alcaldesa señalaría al senador neoleonés Raúl Gracia como “el obstáculo”, conociendo que el grupo del legislador es uno de los que manda en la entidad.

 

El episodio más reciente en esta lucha, es el que tiene que ver con una supuesta candidatura para Rafael Moreno Valle a una diputación plurinominal como suplente de Eukid Castañón o de algún otro aspirante que haría el papel de “aparta lugar”, o “Juanito”, recordando a aquellas legisladoras que obtuvieron la diputación para renunciar apenas iniciaba la legislatura y cederla a un hombre. El tema salió a relucir en la columna de Rodolfo Ruíz, en el portal e-Consulta el pasado 8 de enero. Posteriormente, el 25 de febrero, en Dossier Político, el columnista Arturo Rueda, relató que una filtración proveniente de la oficina de Gustavo Madero podría descarrilar la intención del mandatario poblano.

 

Rueda mencionó que se trata de una guerra de baja intensidad entre ambos aspirantes, que podría subir de nivel conforme avance el tiempo. Y es que precisamente, este factor es el que podría hacer que se recrudeciera el enfrentamiento, sobre todo por la propensión maderista a quedarse con todo el pastel, como bien pueden relatar corderistas y los calderonistas.

 

Como demostró Vicente Fox, adelantarse a los tiempos legales puede garantizar la candidatura y ese es el ejemplo que siguen ambos personajes.

 

Madero deberá medir muy bien los tiempos y los adversarios, debe saber que no puede abrir tantos frentes de guerra. Si sigue sembrando opositores, éstos aparecerán cuando menos lo espere y debe recordar aquel dicho que sostiene que los amigos van y vienen, mientras los enemigos se acumulan.

 

Migajas

En el Estado de México, el PAN estatal enfrentó el pasado 8 de marzo la cancelación de algunas elecciones internas por irregularidades, como reconocieron en un boletín.

 

Un golpe a la bandera de la anticorrupción lo sufrió el PAN con las denuncias contra el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, en particular por el crecimiento de su fortuna, además de que se menciona que recibió dinero de un contratista, el propio Padrés desmintió la información.

 

Publicado en la revista Indicador Político el 16 de marzo de 2015.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s