¿Existe la pluralidad en el PAN?

 

¿Existe la pluralidad en el PAN?
¿Existe la pluralidad en el PAN?

 Si un partido político representa a una parte de la sociedad, es válido pensar que aunque aglutina a un fragmento de la totalidad ciudadana, en su interior debe darse una amalgama de ideas, visiones y opiniones con ciertos objetivos en común, como puede ser la práctica de una doctrina —en el caso panista— o la defensa de un proyecto de Nación —en el de otros institutos—. En fechas recientes, al margen de las renuncias que se han dado por no obtener una candidatura, un detalle ha pasado desapercibido: la falta de voces que den muestra que al interior del Partido Acción Nacional hay pluralidad, pues el debate interno ha sido reemplazado por una cuestionable mayoría.


Conciencia del Partido

Una de las formas en que se tomaban decisiones al interior del PAN, era mediante órganos colegiados en los cuales se discutían variados temas. Desde sus inicios, se dieron debates intensos para definir alguna ruta a seguir. Así, en sus primeros años se dio un fuerte intercambio de argumentos acerca de si se debía o no participar en los comicios, ante la costumbre del oficialismo de cometer fraude contra los candidatos opositores.

 

Muchas de esas discusiones, tanto en campañas internas o en otros temas que definían la forma en que el PAN participaba en lo político, se daban en espacios en los cuales los polemistas del Partido hacían uso de lo que el propio Gómez Morin definiría como sus mejores armas: las ideas.

 

Ahora, esos episodios se ven lejanos, de una época que sólo los nostálgicos recuerdan. El Consejo Nacional, órgano de deliberación por excelencia, llamado la “conciencia del Partido”, es hoy algo secundario luego de la Reforma de Estatutos que dio vida a la Comisión Permanente.

 

Las reuniones del Consejo Nacional se fueron, con el paso del tiempo, convirtiendo en simples citas para platicar con amigos, grillar a gusto, pedir favores y atender, si daba tiempo, los asuntos para los que fueron convocados, a grado tal que empezaban cerca del medio día, a pesar que la convocatoria indicaba las 9 horas, en ocasiones con problemas para reunir el quórum necesario y terminando después de la hora de la comida. Es decir, juntas que no generaban, salvo en contadas ocasiones, algún debate.

 

La Comisión Permanente tampoco ha ayudado a revivir esa tradición, pues por su simple composición, maderistas en su mayoría, las decisiones se toman en pocas horas y sin discusiónEso se explica que alguien como Margarita Zavala no pudiera entrar en la lista de candidatos plurinominales, a pesar de su trayectoria, pues los lugares se ocuparocon incondicionales. Una simple revisión de los currículos de quienes ocupan los segundos puestos de la lista en cada circunscripción, dejará en claro porqué esa situación.

 

Los grupos dominan

Otro aspecto que contribuyó a matar el debate interno, y en consecuencia la pluralidad, fue la llegada de la “onda grupera”, la cual tomó el control del Partido, por lo que la discusión interna dejó de existir, ya que la negociación entre los líderes de grupo resolvía los temas que marcaban la agenda del Partido.

 

En tanto que en otros institutos políticos, como en el PRD, hubo oposición interna a formar parte del Pacto por México, en el PAN sólo el grupo alrededor de Calderón mostró cierta inconformidad para terminar cediendo y apoyando el acuerdo.

 

Las mayores críticas a este tipo de medidas han venido de sectores externos al Partido o de simpatizantes que ya no forman parte del padrón.

 

Otra faceta del problema, se tiene en el hecho de privilegiar el tema electoral, dejando de lado la vinculación con la sociedad. Como lo que importa a los grupos es contar con las posiciones y los presupuestos, poco interés tienen en discusiones doctrinarias o ideológicas, de ahí que el debate de ideas haya sido sustituido por la negociación a puerta cerrada y el pragmatismo sea la línea a seguir.

 

Otra prueba de que la pluralidad se ha achicado, se puede apreciar en las renuncias –ya sea por realizar el trámite o dejando que la falta de refrendo concrete la salida, de muchos panistas que estaban inscritos en el padrón. En cambio, hoy en día los nuevos militantes lo hacen en forma colectiva y dando direcciones de correo electrónico desechables, esas que tras un tiempo dejan de funcionar, cómo si no quisieran tener más contacto con el partido y su afiliación fuera motivada por causas ajenas al deseo de pertenencia para compartir ideales.

 

Y de esto, mucha responsabilidad tiene el actual presidente nacional, Gustavo Madero, quien ante la salida de muchos militantes, o el despido de decenas de colaboradores, se ha quedado callado, quizás porque su lugar en San Lázaro está más que seguro.

 

Migajas

Como menciona Manuel López San Martín en su columna, Edgar Borja continúa apareciendo en el padrón del PAN, al menos el 22 de marzo que se revisó la página mostraba sus datos, ¿qué pasó con lo de su expulsión?

   

    Imagen tomada el 6 de abril de 2015.

Santiago Creel ha estaado apareciendo en varias columna, en las que se le menciona por sus actividades de apoyo a candidatos en el Estado de México, curioso asunto cuando se le nombró delegado en estados en los que habrá elecciones. Seguiremos sus pistas.

 

Publicado en la revista Indicador Político el 6 de abril de 2015.

 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s