Arreglando las diferencias a insultos

Uno de los cambios más notorios en el Partido Acción Nacional, el cual se manifiesta cada vez más de manera pública, tiene que ver con la forma de procesar los conflictos internos. Desde protestas por la designación de candidatos, desacuerdos por decisiones de los dirigentes, falta de coincidencias en los grupos parlamentarios, ahora se llevan a los medios o a las redes sociales para que más de una persona conozca que al interior del PAN la época de la “camaradería castrense” es algo definitivamente del pasado.


 

Violencia verbal en el PAN

No es sólo estar en desacuerdo con alguna decisión, el pensamiento monolítico no es común en nuestros institutos políticos, sino la forma de dirimir la falta de coincidencias. Ha crecido la tendencia de alejarse del intercambio de ideas o del debate con argumentos, para recurrir a insultos y descalificaciones.

En la búsqueda de candidaturas o de quedarse con alguna posición dirigente al interior del Partido, los actuales panistas se han mostrado capaces de golpearse hasta con la cubeta con tal de salirse con la suya.

Así, con motivo de la elección y designación de candidatos en el Distrito Federal, asistimos a un singular reclamó que José Labastida, secretario técnico del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, hizo contra Mauricio Tabe, presidente en el DF, por la designación de Silvia Pérez Ceballos como candidata a la jefatura delegacional de Coyoacán. A pesar de que diversos analistas han llamado la atención acerca que Pérez Ceballos no conoce la demarcación, vive en Iztapalapa y no en donde fue designada abanderada blanquiazul, el argumento de Labastida retrata su forma de polemizar: “es irreal que por la ineptitud de @mauriciotabe perdamos Coyoacán de verdad no lo puedo creer”, escribió en Twitter el aspirante a la candidatura, pero lo que más llama la atención fue que aquel 24 de marzo Labastida remató en la misma red con: “Eres un real pendejo @mauriciotabe”.

El exabrupto del exdiputado quedó registrado en medios y, aunque se disculpó más tarde, poco le importó al propio Labastida que fuera protagonista en aquel lamentable episodio de Villa Balboa, en el que aparece en la fiesta con otros panistas en medio de bailarinas.

Pero no ha sido el único caso. Ante el regreso de Gustavo Madero a la dirigencia nacional del PAN, en un momento en que se cuestionó la limpieza de buscar una candidatura desde la presidencia del Partido, el senador Javier Lozano se lanzó contra Madero calificándolo de “asco de tipo”.


También, en lo comentado líneas arriba, hubo disculpas y hasta abrazos para enviar la imagen de que la unidad panista se mantiene, aunque por dentro las antipatías se repriman un poco.

No han sido casos únicos, pues un servidor ha sido testigo de cómo se pide en sesión de Consejo Nacional que se calle a un orador por considerar que es un “pendejo” o que no sabe lo que dice. Esta tendencia viene luego de que el PAN llegó al Poder, pues la falta de filtros para incorporar a nuevos militantes, aunado a la falta de una formación basada en valores, ha hecho que los panistas de hoy estén más motivados por los presupuestos y los privilegios del cargo que por el bien común.

Un caso reciente es el de Laura Ballesteros, quien renunció al Partido para ser candidata de la alianza PRI-PVEM por la delegación Coyoacán. Además de acusar maltrato, fue removida de la subcoordinación y hasta le quitaron la oficina, tres de sus excompañeras ofrecieron una rueda de prensa para criticarla. Aunque Ballesteros acumulaba quejas por su comportamiento, presumiendo una soberbia a donde quiera que iba, exhibirla en público sólo ayudará a su posicionamiento como candidata de aquel partido que muchos que se dicen panistas aborrecen hasta que necesitan de él.

Recordar la forma en que, luego de que no se eligió a Margarita Zavala candidata plurinominal a la cámara baja, el actual secretario general blanquiazul le pidió “aguantar vara”. Así se llevan los panistas del otrora partido de la gente decente.

 

Denuncia contra Madero de militantes

Seis militantes del PAN decidieron interponer juicios en contra del regreso de Gustavo Madero a la dirigencia panista. Cinco han sido desechadas por extemporáneas, una queda vigente. Rafael Guarneros, quien presentó la denuncia en trámite, acusó a Madero de violar el plazo por el cual solicitó licencia, “con documentos apócrifos creados exprofeso para neutralizar los juicios”.

Guarneros agregó: “ninguno de estos documentos habían sido dados a conocer, ni a la militancia ni a las dirigencias municipales para su debida publicidad, antes de iniciados los juicios. Sólo una pequeña élite de la dirigencia estaba en posibilidad de conocer en tiempo los documentos que sirvieron de base para la decisión del TEPJF”. Por lo anterior, informó, acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

Migajas

La guerra sucia continúa en las campañas. Ahora es una supuesta declaración de Ivonne Ortega, secretaria general del PRI. En un encuentro privado con directivos de medios de San Luis Potosí aseguró que la entidad no “puede” ser gobernada por una mujer en referencia a Sonia Mendoza, candidata del PAN, según denuncia la senadora panista Adriana Díaz Lizama. Lo curioso es que no se ha encontrado la nota en la que se replique la declaración de Ortega, pero sí muchas con la denuncia de la legisladora yucateca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s