Migaja semanal: ¿por qué votar?

¿por qué votar?
¿por qué votar?

En medio de una campaña electoral que se ha caracterizado más por los ataques que por las propuestas, se han presentado varias iniciativas que piden la anulación del voto o la abstención, así como otras que proponen convertir la boleta electoral en una expresión del hartazgo contra los escándalos relacionados con la corrupción o acerca de temas específicos, como es el caso de los normalistas desaparecidos en Iguala. A esto se suma las estrategias de ataque de los partidos que, por medio de spots, difunden acusaciones en contra de sus adversarios. En resumen, pocos incentivos para que el ciudadano acuda a la casilla electoral.



Así, diversos personajes de la vida pública han pedido a los mexicanos que vayan a votar, pero sin ofrecer algún argumento que motive la participación. Dado este escenario, es importante destacar la importancia de esta acción en el actual contexto nacional, en particular por todas las inconformidades que tenemos como ciudadanos.


Ante la pregunta que titula esta colaboración, a manera de aportar un granito de arena en este tema, deseamos exponer algunas ideas que motiven a los votantes a ejercer este derecho y contribuir a alcanzar algunos cambios que son necesarios en estos tiempos.


 


El voto es un arma

Muchos ciudadanos no parecen darse cuenta del valor que su voto tiene en la actualidad. No sólo es un elemento que será contado al final de la jornada electoral, sino que es un arma que puede ser usada para corregir ciertos desvíos de la clase política.


Veamos algunas razones para no sólo acudir a la urna, sino para hacerlo de una forma razonada que nos ayude a cambiar el actual estado de cosas.

 

Inhibir la corrupción

En diversos comentarios en espacios periodísticos, se ha hecho referencia a los reclamos, o el nerviosismo, de algunos gobernantes por el avance de candidatos opositores. No debemos olvidar que una forma de castigar a gobernantes y legisladores que no han satisfecho las expectativas ciudadanas, es a través del triunfo de opositores, quienes –cómo se ha visto en numerosas ocasiones– buscan auditar la gestión anterior, lo cual ha llevado a mandatarios, como Andrés Granier en Tabasco, a la cárcel.


Si como ciudadanos no estamos conformes con lo hecho por quienes ocupan el espacio en los Poderes Ejecutivo y Legislativo, es momento de que la oposición tome el lugar, haciéndole saber que si no cumplen, en la siguiente elección su partido –y buena parte de sus carreras– se enfrentarán a la perdida de confianza.

 

Crear contrapesos

En los comicios las estrategias de los partidos buscan no sólo ganar el Poder Ejecutivo, tanto en el ámbito federal como en el local, sino también en el Legislativo, esto con el fin de que los mandatarios tengan a su alcance una legislatura que le permita aprobar iniciativas de ley o modificar el marco legal para cumplir sus objetivos.


Con el voto diferenciado, particularmente si nos convenció la propuesta del candidato a gobernador o presidente de la República, es posible poner un contrapeso en el Legislativo para que no caiga en tentaciones como lo sucedido en Coahuila, entidad en la que el Congreso local autorizó una deuda enorme, incluso con documentos apócrifos, que ponen en entredicho la viabilidad financiera del estado. Si el mandatario estatal, o federal incluso, no tiene mayoría en la Legislatura, se ve obligado a negociar y no puede ejercer autoritariamente el Poder.


En ningún estado del país con mayoría absoluta y control del Ejecutivo, los ciudadanos han sido beneficiados por las políticas públicas, aunque los cuestionamientos por el manejo discrecional de los recursos públicos han abundado.


 

Freno a los plurinominales

A pocas personas satisfacen los candidatos plurinominales, gracias a la forma en que seleccionan a quienes integran las listas. De ser espacio para especialistas o cuadros experimentados con pocas posibilidades de ganar una elección, han pasado a ser el pago de cuotas a los grupos que compiten internamente en los partido, con abanderados sin preparación o que han hecho de este tipo de postulaciones su modo de vida.


Casos como la postulación de Carmen Salinas o de los propios presidentes de los partidos, para continuar dentro del presupuesto, han generado rechazo entre los ciudadanos. Se olvida que este tipo de candidatos llegan gracias a los votos que obtienen los diputados de mayoría, así que sin esos sufragios muchos de los integrantes de la lista de plurinominales se quedará en el camino, encareciendo las negociaciones internas y obligando a los institutos políticos a pensar mejor acerca de este tipo de candidatos.

 

Conclusión

El ciudadano tiene forma de influir en la conformación de las bancadas en el Congreso de la Unión, gracias a su voto. Castigar a quienes ofrecieron malos resultados, evitar que lleguen quienes poco aportan o sólo buscan ocupar un lugar por el sueldo, ponerle un contrapeso a los gobernantes para evitar sus abusos, son sólo algunas de las posibilidades que tenemos gracias al ejercicio de nuestro voto, sobre todo si nos informamos de quienes son postulados, conocemos sus trayectorias y tomamos la decisión con esa base. Mucho cambiaría en el país si contribuyeramos de esa forma.


 


Buen fin de semana.



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s