Después del 7 de junio

Después del 7 de junio
Después del 7 de junio

 Superado una vez el tema electoral, Acción Nacional deberá prepararse para los nuevos retos que se asoman en el horizonte, en los que se pondrá a prueba no sólo la capacidad del grupo maderista para retener las posiciones obtenidas, sino la de los militantes para reconfigurar al propio partido como algo más que una simple maquinaria electoral.


 

 

Los retos

Tras los resultados electorales del pasado 7 de junio, nuevos retos se presentan para el blanquiazul en el fututo cercano. No es simplemente la renovación de cerca de la mitad de las dirigencias estatales este año, o los preparativos para los comicios que tendrán lugar en el 2016, sino la coyuntura en la que además de lo anterior se suman la renovación de la dirigencia nacional poco menos de dos meses después del día de las elecciones, además de preparar y operar una agenda legislativa que también se inscribirá en el terreno de la disputa que por el Partido está enfrentando a dos grupos de panistas.

​Pero vayamos por parte para conocer los detalles del camino que recorrerá el PAN este año.

​Si los resultados electorales son positivos, el grupo maderista se afianzará y buscará retener la presidencia del CEN panista. Para garantizar esta meta se han tomado provisiones: adelantar la fecha de la elección interna, apoyar al candidato del grupo, Ricardo Anaya, en la búsqueda de ese objetivo y fortalecer la estructura para garantizar los votos suficientes para finales de julio.

​Estas medidas han dejado con poco margen de maniobra a los opositores al interior, incluso esto se podrá constatar con el nombramiento de los integrantes de la Comisión que organizará el proceso interno, lo cual se espera, como ha sucedido en ocasiones anteriores, sea realizado con afines al equipo dirigente. La conformación de la Comisión Permanente es sólo un ejemplo de lo que puede darse.

En caso de que los triunfos el 7 de junio hayan escaseado, eso no impedirá a los maderistas a quedarse con la titularidad del Comité Ejecutivo Nacional, pues hay que recordar que el Presidente del Partido tiene la facultad de nombrar al coordinador de los diputados federales, posición que también se busca mantener con Gustavo Madero como prospecto principal.

Sólo una derrota desastrosa en las 9 gubernaturas en juego, la elección a diputados federales y las principales capitales estatales en juego podría modificar el panorama para quienes actualmente dirigen al Partido.

Por su parte, quienes buscan ofrecer una alternativa agrupándose en torno a Margarita Zavala, también buscan aprovechar los resultados electorales, favorables o no, para abonar a su causa. Enfrentan una dispersión en sus esfuerzos y deserciones que han minado a una agrupación que no termina de conformarse del todo.

Pese a los llamados a “rescatar” al PAN, se ha visto un reducido poder de convocatoria. Su demanda de depurar el padrón electoral antes de realizar la elección interna, podría verse como un simple llamado a misa que abonaría el terreno para una nueva derrota.

Asimismo, sin un liderazgo visible que sume a los inconformes, se ve poco probable que una iniciativa de esta naturaleza tenga éxito. Margarita Zavala estaría destinada a interpretar este papel, pero hace falta un claro pronunciamiento en este sentido para comenzar a despertar a los que llaman “auténticos panistas” que deseen sumarse a esta empresa.

La renovación de cerca de la mitad de las dirigencias estatales podría reeditar a nivel micro la lucha soterrada que sostienen calderonistas –o como gusten llamarlos– y maderistas, aunque estos últimos han mostrado más alianzas y recursos en este terreno.

También jugarán un papel importante los nuevos gobernadores, pues se ha demostrado que ya son al interior del Partido un factor real de poder, así como la nueva bancada legislativa federal, en particular por los recursos que se manejan en San Lázaro y su relación con el Gobierno Federal para la aprobación de iniciativas de ley.

​Así que no es un camino fácil para los que ya no desean ver al frente del blanquiazul a alguien de la actual corriente maderista, grupo que también tendrá el reto de no sucumbir a los recursos y alianzas que está tejiendo el actual gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien en busca de la candidatura presidencial en 2018 ha comenzado a trabajar para construir una plataforma que apoye sus aspiraciones.

​Si alguien pensaba que después del 7 de junio, los retos en el PAN se reducirían a lo legislativo o a lo electoral con miras al 2016, se equivoca, pues las semanas siguientes serán de gran actividad interna. Las patadas debajo de la mesa, las traiciones o las sorpresas se darán en los próximos días, aunque en muchas ocasiones no trasciendan al exterior.

Migajas

Les recomendamos este texto del diario poblano Cambio, en el que buscan contestar a la pregunta ¿quién dirige al PAN en Puebla? Y es que son muchos los indicios de que algo está pasando intramuros en el CDE panista, como hemos venido comentando en este espacio, y que tiene que ver con las aspiraciones del gobernador Moreno Valle de cara al 2018.

Publicado en el Diario Digital Indicador Político del 2 de junio de 2015

Diario Indicador Político
Diario Indicador Político
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s