PAN: ¿aprendieron la lección?

file000224555511

Luego del festejo por los resultados de los comicios del pasado 5 de junio, el panismo ha emprendido una campaña para asegurar que están listos para gobernar las entidades ganadas en las urnas. El votante espera que ahora sí se haga realidad esta promesa y no como en el pasado en que las administraciones emanadas del blanquiazul no duraron más de un periodo.


 

Lecciones anteriores

Para nadie es un secreto que en muchas oportunidades el panismo ha sido acusado de presentar muy buenos candidatos pero muy mal gobernantes. Esta historia es conocida en estados como Yucatán, San Luis Potosí, Sonora o Nuevo León, en donde el gobierno estatal panista duró sólo un sexenio.

En otras entidades, como Morelos o Jalisco, si bien duró más de un sexenio, el regreso del tricolor se debió a deficiencias en las gestiones de los mandatarios azules, quienes más que buscar hacer realidad los planteamientos de su partido –reiterados en numerosas ocasiones a través de discursos–, se dedicaron a cometer distintas fallas que finalmente fueron cobradas en las urnas.

De hecho, sólo en Baja California y Guanajuato el PAN puede presumir de un auténtico respaldo ciudadano que ha permitido que gobiernen en dichos estados por más de dos décadas, algo que aún no ha logrado el PRD en la Ciudad de México.

Por más que ha buscado diferenciarse de gobernantes surgidos de las filas tricolores, los panistas también tienen su lista de mandatarios que afectan la imagen del Partido, como es el caso de Emilio González Márquez de Jalisco, Sergio Estrada Cajigal de Morelos, Patricio Patrón Laviada de Yucatán, Armando Reynoso Femat de Aguacalientes, por no mencionar el más reciente y escandaloso caso, Guillermo Padrés Elías de Sonora, a quien los problemas judiciales aún lo persiguen.

Algunos panistas argumentan que ninguno de los exgobernadores señalados ha pisado la cárcel, como sí ha sucedido con priístas como Mario Villanueva o Andrés Granier, pero el hecho es que la ciudadanía reprobó en las urnas sus administraciones y sacó al PAN del gobierno estatal, además de que la imagen de dichos exfuncionarios quedo manchada y, en varios casos, hasta se ha buscado expulsarlos del partido, como fue el caso del Reynoso Femat en Aguascalientes.

Green Apple on Books

Y es que toda esta historia viene a cuento por las recientes declaraciones de Ricardo Anaya, presidente nacional del Partido, en el sentido de que “como nunca el futuro está en nuestras propias manos, porque si hacemos bien las cosas, si gobernamos con honestidad, si cumplimos estos cuatro principios que han comprometido todos los gobernadores del PAN, serán gobiernos ejemplos a nivel nacional en materia de transparencia”.

Anaya debería no sólo declarar sino apostar, ahora sí, a que el acompañamiento del Partido hacia sus gobernantes sea igual de efectivo que las frases que pronuncia, pues en más en una ocasión al interior del panismo se han quejado de la falta de escucha de parte de mandatarios, no sólo en el ámbito estatal sino también en el municipal, que se tradujeron poco más tarde en derrotas en las urnas.

El dirigente nacional azul deberá recordar las palabras que pronunció el pasado 24 de junio, pues esa será la medida para las administraciones estatales que están por entrar en funciones: “el reto hoy es clarísimo: gobernar bien, cumplirle a la gente, que esa gran esperanza que se ha despertado en todo el país se traduzca en buenos gobiernos, de resultados”.

De lo contrario, episodios como el de tantas presidencias municipales, gubernaturas y, aún y cuando les duela a muchos panistas, las dos administraciones federales azules que decepcionaron a muchos ciudadanos se repetirán en el futuro cercano y no se dará el tan esperado regreso, para sus militantes, a la Presidencia de la República en 2018.

El panismo está ante la oportunidad de que el reto de gobernar bien se haga realidad y no sea, una vez más, una frase llamativa para los discursos. Mandatarios como Javier Corral, Francisco Dominguez, Antonio Gali tienen ante sí el desafío de demostrar que si obtuvieron el voto ciudadano para una vez más gobernar en nombre de Acción Nacional, es porque en verdad se comprometieron con las causas que dicen defender.

Por su parte, los gobernadores electos de Veracruz y Durango, por ser expriístas, necesitarán más acompañamiento del partido para evitar que se repite la mala experiencia de entidades como Sinaloa o Nayarit, en donde con militantes provenientes de otros institutos políticos el partido que fue más dañado en su imagen fue el PAN.

Esperemos que en esta ocasión, los discursos vayan acompañados de acciones y que el blanquiazul haya aprendido de sus errores.

 

Migajas

Hablando de discursos, Ricardo Anaya propuso que los spots sean cambiados por debates, bajo el argumento de que no hay democracia sin deliberación. Habrá que esperar que dicen los otros partidos de esta iniciativa.

Al parecer, se trata de un no definitivo a la propuesta de que Josefina Vázquez Mota sea la candidata de una eventual alianza para la gubernatura del Estado de México, como relata Manuel López San Martín en su columna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s