Veracruz, Yunes y el PAN

Dirigente-nacional-del-PAN-gobernador-electo-de-Veracruz-y-coordinador-de-elecciones-fueron-brutalmente-agredidos-por-enviados-de-Javier-Duarte (1)
Imagen cortesía PAN-comunicación social

 

La agresión que el pasado miércoles 29 de junio sufrieron Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN; Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo; y Santiago Creel Miranda, asesor y estratega de Anaya, evidencia que la gestión del candidato ganador será todo menos algo tranquilo y alejada de los problemas. Nunca antes la figura que dibuja la frase acerca de que se sacaron la rifa del tigre es tan cercana a lo que podría pasar.


 

Teatro jarocho

Veracruz cuenta con 212 municipios, sus habitantes suman 8 millones 112 mil 505; por electores, la lista nominal de la entidad se conforma por 5 millones 234 mil 801 ciudadanos. Un dato curioso es el que indica que en el ámbito nacional, el 7.86% de la lista nominal tiene como entidad de origen a la tierra adoptiva de Agustín Lara.

Esta entidad ha sido protagonista de distintas historias que han transmitido medios y redes sociales, una gran parte de ellas relacionadas con el gobernador Javier Duarte de Ochoa, a quien acusan de permitir el aumento de la inseguridad en el estado, lo cual tuvo como respuesta del propio mandatario que dicha idea era falsa pues sólo había denuncias de robos de “frutsis y gansitos” en los Oxxo.

Asimismo, el catálogo de problemas que se suman a la lista que carga Duarte incluyen denuncias por malversación de fondos, ataques contra medios y periodistas, aumento de la actividad del crimen organizado, que incluye asesinatos y secuestros, además del impacto en el tema del empleo y el crecimiento económico por la baja en los precios del petróleo.

En este marco, es comprensible que las pasadas elecciones a gobernador representaran un nuevo revés para Duarte, quien –por si no fuera poco los temas en contra que ha acumulado– vio la llegada de uno de sus enemigos políticos a la administración estatal a partir de diciembre de este año –fecha de la toma de posesión del gobernador electo– al ganar los comicios de junio Miguel Ángel Yunes Linares.

Para el PAN, al igual que para el propio Yunes y sus aliados, representa el mayor reto de su carrera lograr que el estado se pinte de azul y que en 2018 pueda repetir el triunfo en las siguientes elecciones para renovar la gubernatura.

No se trata sólo de los retos propios de una administración pública, ni del hecho de que por primera vez se va a gobernar Veracruz o de que será la entidad más grande, en términos de población, que haya gobernado el blanquiazul –tercer lugar en este rubro, sólo debajo del Estado de México y de la Ciudad de México, y arriba de Puebla o Jalisco–, sino del conjunto de problemas a resolver en dos años que dura el encargo de Yunes Linares.

A esto se sumará las piedras que dejará en el camino Duarte de Ochoa –como la modificación legal para heredarle un fiscal y un auditor–, así como una pesada deuda y la expectativa de que Yunes cumpla su principal promesa de campaña, mandar a la cárcel al actual gobernador.

El PAN jarocho no es precisamente un ejemplo de unidad, pues aportó –vía renuncias– a tres exmilitantes como abanderados en los pasados comicios, el independiente Juan Bueno Torio, Alba Leonila Méndez por el PT y el candidato del PES, Alejandro Vázquez Cuevas. Asimismo, fue claro que parte del panismo no estaba de acuerdo con postular a un ex militante del PRI y menos en alianza con el PRD.

La agresión sufrida la semana pasada en la sede de la Legislatura estatal, de parte de la organización de los 400 pueblos, es una muestra de lo que podrá venir para el gobernador electo y su partido si no tienden puentes de inmediato con otros sectores sociales de la entidad para generar un gobierno eficiente, como ha sido el discurso de los últimos días de Ricardo Anaya.

2010155154248512

La Universidad Veracruzana, la comunidad LGBT, periodistas locales y la población harta de la delincuencia organizada podría ser los principales aliados de la nueva administración, la cual debe sumar además a militantes perredistas y otras fuerzas políticas para formar un gobierno que les permita salir adelante ante los retos que se avecinan, con un priismo que buscará la más mínima oportunidad para hacer tropezar a Yunes y Morena como parte de los opositores que encarecerán su apoyo o apostarán por su fracaso.

El acompañamiento del Partido, en especial de Ricardo Anaya, será importante, pues Veracruz podría ser importante si busca la candidatura presidencial en 2018, ya que su aliado jarocho podría ser un eficiente contrapeso para Rafael Moreno Valle o Margarita Zavala de Calderón, además de una gran fuente de recursos para su campaña.

Veracruz podría representar el triunfo del PAN como opción de gobierno o la confirmación de que están lejos de aprender la lección, por darle más importancia a mantener sus privilegios y no a representar los intereses ciudadanos.

 

Migajas

El Estado de México se complica para el PAN, vaya o no en alianza con el PRD en 2017. Josefina Vázquez Mota, fiel a su costumbre de posponer una y otra vez su decisión, no se defina si va o no a aceptar ser candidata a la gubernatura, además de que la renovación en la presidencia nacional del sol azteca puede darle carpetazo a la posible alianza. Además en agosto se renueva la presidencia del comité estatal del blanquiazul, lo que augura un nuevo episodio en la lucha entre seguidores del calderonismo en contra de los que apoyan a Anaya.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s