Nayarit, nueva oportunidad para el PAN

maxresdefault

Nayarit es una de las entidades del país que ha vivido la alternancia política, aunque de manera breve y no con buenos recuerdos. Aprovechando el fenómeno que como candidato representó Vicente Fox, y en uno de los primeros acuerdos para ir en alianza, la gubernatura de dicha entidad fue ganada por Antonio Echevarría, quien poco hizo para garantizar la continuidad de un gobierno distinto a los emanados del PRI.


 

Malos recuerdos

En el paquete de comicios que para renovar gubernaturas se tendrán en 2017, además de los que se realizarán en el Estado de México –sin duda los más importantes por el tamaño del padrón y por ser cuna del actual Presidente de México–, también se llevarán a cabo los de Coahuila y Nayarit.

Si bien las posibilidades de que el PRI pierda las tres posiciones, luego de los resultados del pasado 5 de junio, pasan por lo que haga la oposición en la entidad, sobra decir que Nayarit podría cambiar de partido gobernante sobre todo si regresan las alianzas y se cuenta con un candidato con buena presencia en el estado.

Para el PAN, Nayarit también representa la oportunidad de sacarse la espina luego de un gobierno, a principios del siglo, que dejo un mal sabor de boca tanto con la ciudadanía como al interior del panismo.

En 1999 ganó la elección a gobernador Antonio Echevarría Domínguez, un exmilitantes priísta que renunció al no verse favorecido en la decisión de postular candidato, por lo que emigró a la oposición siendo apoyado por una alianza PAN-PRD-PT-PRS. Obtuvo el triunfo con el 52.9% de la votación por 44.8% del abanderado tricolor, Lucas Vallarta.

Ya como gobernador, empezó a buscar su afiliación al PAN, llegando al extremo de clamar que le abrieran las puertas en la reunión nacional de legisladores panistas que se celebró en Puerto Vallarta en 2001. Ahí, casi al borde de las lágrimas, suplico que le concedieran la militancia azul pues la venía pidiendo desde hace tiempo.

Una vez como miembro del Partido, su gobierno se caracterizó por algunos avances en rubros como educación o transporte, pero se le recuerda más por tratar de influir para que su esposa, Martha Elena García, se convirtiera en candidata del PAN a la gubernatura en las elecciones de 2005. En ese entonces, el PAN –con Manuel Espino al frente– venía de una discusión interna –enfrentamiento para algunos– acerca del activismo de Marta Sahagún para convertirse en candidata, algo con lo que no comulgaba el presidente nacional del blanquiazul en turno, por lo que también se cerró dicha posibilidad y Echevarría se alejó del partido… pero sólo en parte, pues su esposa siguió su carrera política dentro de las filas azules hasta llegar a ser senadora y más.

1422477099

Así, en la votación para renovar la gubernatura en 2005, el PAN presentó como candidato al, en ese momento, diputado federal Manuel Pérez Cárdenas –otro expriísta que abandonó a su expartido en señal de descontento–, que obtuvo el 6% en los comicios de ese año. Curiosamente, el PRD acudió de nueva cuenta en alianza con el PT y el PRS con Miguel Ángel Navarro Quintero como candidato, obteniendo el 42.3% de los sufragios por 46.2% de Ney González Sánchez, candidato del tricolor que ganó la gubernatura. Una simple suma de porcentajes indicará que sumados PAN con PRD-PT-PRS superaron al PRI que acudió solo a la cita con las urnas.

Para 2011, Martha Elena García compitió como candidata del PAN a la gubernatura, quedando en segundo lugar con el 38.42% de los votos, debajo de Roberto Sandoval de la alianza PRI-PVEM-PANAL que alcanzó el 45.74%; Guadalupe Acosta Naranjo del PRD fue el tercer lugar con el 10.82%. Nuevamente, si se suman las cifras del PAN-PRD se verá que superan al PRI.

En 2017 se presenta una nueva oportunidad para el panismo, con poca presencia en la entidad pero con la posibilidad de armar un acuerdo con el PRD para postular candidato y aprovechar el mal momento que vive el PRI.

Si bien el PAN no cuenta con alguna carta fuerte para buscar la gubernatura por sí mismo, ha trascendido que Guadalupe Acosta Naranjo –perredista y líder de la tribu Galileos al interior del sol azteca– ha buscado a dirigentes panistas para convertirse en candidato con su apoyo y reeditar una alianza como la que triunfó en 1999. Otra posibilidad es esperar una nueva deserción del tricolor para contar con alguien conocido y con oportunidad para ser competitivo.

Si de algo sirve la historia, y esto lo debería saber Ricardo Anaya, es que las lecciones que ofrece permiten evitar repetir errores, pues pocos se acuerdan con agrado de Echevarría Domínguez en el panismo, lección que podría servir para trazar la estrategia a seguir en la entidad en el 2017, en particular si el PAN desea mostrarse como una fuerza política competitiva de cara al 2018.

Actualmente, Echevarría se dedica a sus actividades empresariales, como presidente del Consejo de Administración del Grupo Empresarial Alica, además de ser concesionario en Nayarit de las marcas Coca-Cola, Volkswagen, Chrysler y Century 21 entre otras, además poseer varias empresas locales. Alejado de la política, su recuerdo entre los ciudadanos de Nayarit no es del todo bueno.

Migajas

Por si faltara algo al panorama político de Nayarit, ahora tenemos a la excandidta Martha Elena García apoyando a su hijo, Antonio Echevarría García, para que sea candidato a gobernador el año entrante.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s