La candidatura presidencial del PAN

Candidatura PAN

A pesar de que faltan cerca de dos años para la elección presidencial, y de que será a fines de 2017 cuando se defina quien será el candidato panista, la lucha por esta posición se está dando al interior de Acción Nacional de una manera intensa, pues los tres aspirantes que buscan quedarse con el puesto harán uso de todos los recursos a su alcance para alcanzar la meta. Si en ocasiones anteriores esto provocó divisiones internas, esta oportunidad no será la excepción.


 

Adelantados

El panorama parece mostrar que en el PAN una terna se disputará la candidatura presidencial 2018. Los integrantes de este grupo repetirán procesos internos como en 2006 y 2012, en el que tres aspirantes compitieron por los votos de los militantes para alcanzar la posibilidad de representar al partido en los comicios para renovar la Presidencia de la República.

Margarita Zavala de Calderón, Rafael Moreno Valle y Ricardo Anaya son quienes, todo apunta a esto, pelearán por la candidatura para participar en las siguientes votaciones, las cuales se realizarán en un plazo no mayor a dos años.

Cada uno cuenta con ventajas y desventajas para alcanzar la meta, pero el problema no se localiza en el hecho de que ya haya competidores definidos para esta posición, sino en que esta batalla podría generar nuevamente rupturas al interior del partido y generar algunos enfrentamientos que tendrán consecuencia sobre la imagen del PAN.

En primera instancia, cada uno de los aspirantes tendrá que ir por el voto de los militantes, pero con un padrón que no acaba de limpiarse. Tan sólo el pasado 3 de agosto, Hugo Páez en su columna comentó la aparición de credenciales de militantes presuntamente falsas en Sonora. El columnista sugirió que el actual secretario general del CEN, Damián Zepeda, podría estar involucrado. Puede leer la información aquí.

Es así que con un listado de militantes cuestionado y una comisión sin logros, ésta a cargo de Ernesto Ruffo –que no ha ofrecido resultados respecto a la necesaria limpieza del padrón, vale decir–, el riesgo es que el proceso interno genere una serie de acusaciones sobre la probidad del mismo, además de que se contempla la credencialización de la militancia como parte de la depuración que se tiene planeada, lo que añadirá un costo extra a las finanzas del partido.

Adicionalmente, hay que mencionar las estructuras que tanto Margarita Zavala de Calderón como Rafael Moreno Valle han construido para apoyar sus aspiraciones, lo cual implica la necesidad de una investigación acerca de los recursos humanos y financieros empleados en esta tarea y el origen de los mismos, pues hablamos de millones de pesos para montar comités de apoyo u oficinas en varios estados del país.

Ricardo Anaya, por su parte, si bien no ha creado comités a su favor, si ha utilizado los recursos del partido –como las acusaciones en su contra por el uso de los spots para promover su imagen–, lo cual ya ha originado quejas de parte de algunos panistas, lo cual añade otro elemento negativo al proceso.

el-pan-rebasa-topes--de-campana-morena

En el caso de que los resultados electorales de 2017 no sean favorables al blanquiazul, buena parte de la imagen positiva que se ha querido presumir a través de la difusión de encuestas quedará en el pasado, sin que esto sirva para las aspiraciones de los panistas que competirán.

Pero en el supuesto que Acción Nacional resulte ganador en, al menos, Coahuila y Nayarit, avanzando en el Estado de México, la pelea por el 2018 estará reñida al interior del Partido.

Ya en 2017, una vez superada la prueba de las urnas, habrá que estar atentos a la conformación de la Comisión encargada de llevar el proceso interno –al igual que en los procesos anteriores–, cuya integración será un motivo más de confrontación pues cada equipo buscará que algún incondicional suyo forme parte de la misma, lo cual evidenciará que hay pocos panistas imparciales que puedan contribuir a darle certeza a la elección interna.

El panorama por lo visto no es sencillo para el azul y falta referirnos a la manera en que se disputará la simpatía de cada uno de los militantes del blanquiazul, así como los recursos que se utilizarán para esto y la manera en que se han sembrado panistas en el padrón para que den su voto en 2017. Quienes ya trabajaron este aspecto, podrán cosechar los sufragios para apoyar sus candidaturas, sin considerar si es ético este proceder.

Finalmente, la campaña interna podría servir de oportunidad para tratar de descarrilar al adversario gracias a filtraciones, algo que ya ha sucedido en el pasado. Con tales expectativas, y de no ganar en 2018, el PAN podría encaminarse a una nueva crisis, por lo que quienes apuestan por el triunfo deberán prender las veladoras a los santos que conozcan o empezar a pensar en un pacto para evitar que la ambición afecte al Partido.

 

Migajas

Ricardo Anaya apuesta a repetir la historia de 2006, en donde el PAN ganó la Presidencia sin ir en alianza, aunque esta discusión no se ha cerrado en círculos panistas. Ya el tiempo dirá si tiene razón.

Otra batalla que se dará al interior del blanquiazul, además de la renovación de la presidencia del PAN mexiquense, es la de Acción Juvenil como apunta en su columna Enrique Aranda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s