La batalla por el Estado de México

ozumba1

Hay una ofensiva en medios en contra de Josefina Vázquez Mota, por la posibilidad de que sea la candidata de una alianza que busque la gubernatura del Estado de México en 2017. Pero no se trata sólo de ataques para debilitar su eventual candidatura, sino que quizá sin saberlo la ex candidata presidencial en 2012 se metió en medio de una disputa adelantada por quedarse con la entidad más poblada del país y lo que representa en el tablero electoral del 2018.


Batalla electoral

Las versiones que anticipaban resistencias al interior del panismo mexiquense, en un contexto en el que la excandidata presidencial no aceptaba participar en el proceso de elección del abanderado azul para los siguientes comicios, cambiaron rapidamente a pesar de que Vázquez Mota calificaba al grupo que controla al blanquiazul en dicha entidad como el “más corrupto”. Ahora, la probabilidad de que ella sea candidata son altas, pero a la vez surgen ataques desde los medios.

            La revelación de que su asociación pro migrantes, “Juntos Podemos”, recibió recursos del gobierno federal, significó un golpe a sus aspiraciones. Pero esto era sólo parte de una estrategia más amplia, pues semanas antes de esta información se dieron a conocer las condiciones que la también ex secretaria de Estado había fijado para aceptar la candidatura, junto con la revisión del escenario que le esperaba en caso de aceptar o no.

            Una de dichas condiciones era que la dirigencia estatal no quedará en manos del grupo de Ulises Ramírez, por lo que muchos vieron con alivio el triunfo de Víctor Hugo Sondón Saavedra, pese a que se trata de un personaje que ha vivido del Partido desde hace, al menos, 16 años, es decir se trata del típico panista que se acomoda a las circunstancias y a los grupos que dominan. Una breve revisión de su currículum dará una idea más clara del perfil que hoy dirige al panismo en el Estado de México.

            En paralelo, también surgieron las versiones acerca de la posible alianza entre el PAN y  el PRD para ir juntos a la votación. Si bien las dirigencias nacionales de ambos partidos han mostrado su acuerdo en formar una coalición para buscar derrotar al PRI en la entidad natal de Enrique Peña Nieto, por un lado la corriente más fuerte en el sol azteca mexiquense, ADN de Héctor Bautista, se ha mostrado contraría a la posibilidad, en tanto que por el otro, el panismo estatal acordó elegir con el voto de sus militantes al candidato a gobernador.

            Se trata de un escenario que va en contra de la versión que ubicaba a Josefina Vázquez Mota estableciendo condiciones para ser la representante de una alianza azul-amarilla.

            En toda esta historia, sale a relucir el nombre del periodista Salvador Camarena como quien ha dado a conocer tanto el pliego de condiciones de la aspirante a la gubernatura, el análisis del escenario electoral en caso de aceptar participar como si no lo hace, así como el tema del financiamiento que desde el gobierno federal ha recibido su asociación pro migrantes, sembrando la duda acerca de los recursos que utiliza para sus actividades.

cpnplv2z

            Si para muchos panistas se trata de un episodio más en la guerra contra los periodistas, pues muchos militantes –simplistamente– reducen todo a un tema de compra de voluntades o ataques por ser –según ellos– el mejor partido, lo cierto es que no se puede negar qué hay datos reales en cuanto a que Josefina Vázquez Mota tuvo acceso a financiamiento proveniente del gobierno de Enrique Peña Nieto y que no ha transparentado este tema, dejando un flanco abierto que será usado, sin duda, en la campaña electoral del año entrante en la que no sólo estará en juego un gobierno estatal, sino uno de los más importantes apoyos para la campaña presidencial del PRI en 2018.

            Perder el Estado de México representaría quedarse sin una fuente de financiamiento y de votos que pueden marcar la diferencia para ganar la votación para elegir al sucesor de Peña Nieto, quien además fue gobernador en dicho territorio, algo que no se puede permitir el actual inquilino de Los Pinos.

            Así, en un escenario más que complicado con resistencias internas, un divorcio entre las dirigencias nacionales y las estatales de los partidos que integrarían una alianza, con una candidata dispuesta a vender cara su presencia y un PRI dispuesto a no perder la gubernatura, esta historia empieza a escribir sus primeras páginas.

            Si algo nos ha enseñado la historia panista reciente, es que en la medida en que los procesos internos de selección de candidatos se complican, las posibilidades de triunfo se reducen, algo en lo que Josefina Vázquez Mota tiene experiencia.

Migajas

Muy enojados y lo que le sigue, es cómo están muchos panistas por la columna de Ricardo Alemán en la acusa a Ricardo Anaya de encubrimiento por haber recibido en la sede nacional del Partido al ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés. Alguno aventuró que se trata de un movimiento para apoyar las aspiraciones de Margarita Zavala, por lo que debe pegarle al actual presidente del Partido. Puede leer la columna en este enlace.

            Por cierto, si bien Padrés ya compareció ante la comisión anticorrupción panista, pocos militantes se atreven a condenarlo o a exigir un alto a la corrupción de gobernantes o legisladores panistas, pero en cambio condenan a quien publica algo al respecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s