La lucha anticorrupción panista

imgres-1

La comisión anticorrupción del PAN decidió retirarle los derechos como militante a Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, acusado de distintas irregularidades. Medida que llega un poco tarde luego de que el PRI hizo lo mismo con Javier Duarte, además de pedir que se le investigará, algo ayuda un poco a cumplir una de las promesas de campaña del actual presidente azul, Ricardo Anaya.


Sanciones

Por fin, la comisión anticorrupción del PAN comenzó a tomar medidas en contra de militantes que han sido acusado de cometer algún acto de corrupción. Toca el turno a Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, de perder sus derechos como militante del Partido, lo que hace suponer que la comisión encabezada por Luis Felipe Bravo Mena encontró pruebas suficientes para proceder en contra del exmandatario que ha promovido 20 amparos en su defensa.

            Asimismo, esto marca el inicio de las labores de la comisión luego de un año de retraso en el cual se tuvo que esperar a que el INE aprobará las reformas de estatutos, el reglamento de la comisión, así como que las instancias partidistas hicieran lo propio.

            La medida tomada por la comisión anticorrupción del blanquiazul, hace suponer que un camino similar le espera a Margarita Arellanes, expresidenta municipal de Monterrey, y a los demás militantes que son o serán investigados por dicha instancia.

            Por lo pronto, Ricardo Anaya puede mostrar que una de sus promesas de campaña se está cumpliendo, en un entorno en el que la bandera anticorrupción ha demostrado su eficacia en las urnas, lo que representa una motivación para el queretano y su zar en contra de estos ilícitos y expresidente del Partido, Luis Felipe Bravo Mena.

            Los antecedentes no ayudaban mucho a creer que ahora sí se procedería en contra de algún panista acusado de corrupción, pero cabe recordar lo sucedido con Edgar Borja, exasambleista en la Ciudad de México, a quien luego de que se difundiera una grabación en la que se le escucha reclamar a una mujer por la manera en que no se pudo concretar un negocio, el propio Anaya ordenó que se le expulsara, cosa que tardó en concretarse.

            Y es aquí en donde comienzan a regresar las dudas acerca de la sinceridad con que se emprenden las medidas anticorrupción desde la dirigencia nacional del PAN, ¿por qué tan estrictos con Borja y por qué la tardanza en contra de Padrés?

imgres-2

            También regresa a la memoria el episodio de los apoyos que personajes relacionados a los casinos, como Juan José Rojas Cardona, dieron a candidatos panistas. La comisión creada para investigar el tema en tiempos de Gustavo Madero al frente del PAN, sólo pudo entregar algunas recomendaciones pues buena parte de los funcionarios panistas del gobierno de Felipe Calderón simplemente ignoraron los llamados a comparecer.

            Otra faceta de este tema tiene que ver con lo que el Partido puede hacer en este tipo de casos. En diversas ocasiones, medios de comunicación dan a conocer acusaciones de algún funcionario o legislador emanado del blanquiazul –como hace poco hizo el Diario de Yucatán acerca de los “moches” del senador Daniel Ávila Ruiz–, pero el Partido hace oídos sordos a la información presentada. Es hasta que el asunto adquiere dimensiones de escándalo, retomado por distintos medios tradicionales y digitales cuando el instituto político comienza a reaccionar.

            Algunos militantes han sostenido que el partido no es ministerio público, pero el problema no es que se investigue, sino que todo queda en una suspensión de los derechos del militante en cuestión, eventualmente una expulsión, así como alguna declaración para deslindarse del personaje y es todo.

            Si bien el partido no puede sancionar más allá de lo que marcan sus estatutos, no es estaría mal que la condena –así sea sólo verbal– sea conocida por toda la ciudadanía, además de una exigencia de investigar y castigar al militante señalado, algo que por cierto ya hizo el PRI en el caso de Javier Duarte.

            Algunos panistas se quejan por la manera en que algunos medios o columnistas tratan el tema de Guillermo Padrés, pero parecen olvidar que la imagen del PAN no es la de un partido honesto, sino de uno más de un sistema corrupto e ineficaz. Sus quejas en contra de la prensa contrastan con su silencio respecto a lo hecho por Padrés, Arellanes y tantos panistas más que se equiparan a priístas que también los podrían acompañar en la cárcel.

Migajas

La primera campaña electoral en la que participó activamente el principal fundador del PAN, Manuel Gómez Morin, fue en la de José Vasconcelos en 1929. En ese tiempo, se enfrentaron al primer candidato postulado por el recién creado Partido Nacional Revolucionario (PNR) –abuelo del actual PRI–, Pascual Ortiz Rubio.

            Las vueltas de la vida y la desmemoria de los actuales panistas han hecho que el pasado 11 de octubre fuera inaugurado un monumento a Gómez Morin en el parque Pascual Ortiz Rubio de la colonia del Valle. Nadie de las actuales generaciones de panistas notó el detalle, pero no es de extrañar en un partido en el que un consejero nacional llamó a Gustavo Madero, “jefe máximo”, título que se utilizó para referirse al arquitecto del PNR-PRM-PRI, Plutarco Elías Calles.

IMG_1398

IMG_1406

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s