El efecto Padrés

gpecandidato

El exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, con varias acusaciones por actos de corrupción a cuestas, así como un par de decenas de amparos, decidió entregarse a las autoridades, pasando primero por un programa de radio para anunciarlo. Esto está provocando una serie de efectos tanto en el PAN como en otros partidos y en el gobierno federal.


 

Tablero político

Como una jugada de tres bandas, se vio la acción de Guillermo Padrés al entregarse a la justicia. No sólo porque quitó presión al PAN en el tema anticorrupción, ayudando de paso a Ricardo Anaya a desviar la atención sobre el escándalo sobre sus viajes a Atlanta, sino que con esto dirige la atención hacia el PRI y al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, para que muevan sus piezas y reaccionen ante la demanda ciudadana por combatir la corrupción, a la vez que pone una prueba importante al nuevo titular de la PGR, Raúl Cervantes.

Vamos por partes. Para el PAN, el costo de contar con uno de sus exgobernadores en la misma lista que mandatarios como Javier Duarte o Fausto Vallejo, era alto tanto por el discurso en contra de la corrupción que enarbolaba Ricardo Anaya, como por el impacto que este tema tiene en el ámbito electoral.

En un escenario en el que el blanquiazul podría capitalizar, como lo muestran las encuestas, el descontento social para regresar a Los Pinos, el riesgo de que su imagen se vea afectada por las acusaciones que algunos de sus militantes pudieran enfrentar. No por otra cosa se creó una comisión anticorrupción, encabezada por Luis Felipe Bravo Mena, que tiene la encomienda de erradicar este tipo de irregularidades de las filas del Partido.

Con este marco, el surgimiento de pruebas que indicaban que tanto Padrés, como la expresidenta municipal de Monterrey, Margarita Arellanes, era una mala noticia para el azul porque teniendo en cuenta las elecciones en 2017 –y los comicios federales en 2018–, las posibilidades se podrían reducir gracias a este tipo de militantes, quienes igualaban en la percepción pública al PAN con el PRI, beneficiando el discurso de López Obrador.

Es por eso que, para algunos, sorprendió la aparición de Guillermo Padrés, primero, en un programa de radio para anunciar su entrega a las autoridades. Con esto, el PAN puede decir que va más allá de la simple suspensión de sus derechos partidistas, para exigir un juicio justo y que no son cómplices de un prófugo.

Ahora la pelota está en la cancha del PRI y del gobierno federal. Para el primero, por la desaparición de Javier Duarte, así como por la acumulación de expedientes que involucran a exgobernadores acusados de actos de corrupción, que podrían ser expulsados del tricolor. El caso más reciente es el de Fausto Vallejo, quien podría seguir el mismo camino de perder su membresía.

Para el gobierno de Peña Nieto, y el recién nombrado titular de la PGR, Raúl Cervantes, es una prueba para demostrar su compromiso para combatir la corrupción, con una disyuntiva que no le resultará fácil de procesar: si proceden con todo el peso institucional del aparato de procuración de justicia, podrían convertir a Padrés en víctima –sobre todo si Duarte no aparece–, y darle armas para la beligerancia discursiva de Anaya.

Pero si lo dejan salir de la cárcel –sea por el manejo de su defensa o por armar mal el expediente–, el costo se pagará en las urnas el año entrante. Un escenario difícil para la administración de Peña Nieto.

guillermo-padres-corrupto
Así se presenta en redes sociales al exgobernador panista.

Sin duda que se trata de una buena jugada de los panistas, que con esto reducen la presión por este tema para su partido y le endosan al PRI esta carga.

Pero también esto es señal que al interior del blanquiazul se ha creado toda una estrategia para atender este problema. No se trata de erradicar de raíz la corrupción, sino de adelantarse a los escándalos que se detonen por este motivo, algo que de seguro ya aprendió Ricardo Anaya luego de la experiencia por la revelación periodística de sus viajes a Estados Unidos.

Así, la investigación interna ubicaría a los personajes que podrían ser señalados y se tomarían medidas para evitar que las posibilidades electorales azules se vean afectadas por este particular. No sólo se tendría a disposición de la Comisión Antiorrupción panista la suspensión de derechos partidistas o la expulsión, sino que se podría proceder a la presentación de una denuncia de carácter penal o la invitación a entregarse para el involucrado.

Hay que recordar que en este tema están involucrados puros panistas, desde el implicado, sus abogados defensores y quienes están operando esta estrategia. Saben que el gobierno federal no reacciona rápidamente ante este tipo de acciones.

No queda más que esperar a ver el siguiente movimiento en este tablero político.

Migajas

Hablando de corrupción, José Ureña comenta que este tema empieza a cobrar factura al PAN en el Estado de México.

Vaya lectura que en algunos medios se dio a la reunión entre Margarita Zavala y Ricardo Anaya, como es el caso de El Universal, pues lo plantearon como si fuera un round más en una pelea. Aunque si hay conflicto interno, los panistas cuidan las formas.

Si con algún periodista están enojados algunos militantes panistas, ese es Ricardo Alemán, quien continúa ofreciendo datos en contra del actual presidente nacional del Partido. Al interior del blanquiazul, se asegura que todo es parte de un acuerdo para apoyar a Margarita Zavala. En el PAN también se dan teorías de la conspiración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s