El factor Moreno Valle

rmv

Aspirante al que algunos ven pocas posibilidades de convertirse en candidato presidencial del PAN en 2018, no obstante, representa un factor que lo mismo puede definir el resultado de la contienda interna o ser uno de división. Si algo tiene el actual gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, es que ha sabido trazar una estrategia para posicionarse y, previamente, apoyar a otros candidatos para contar con aliados en su proyecto.

 

Carrera por el 2018

Uno de los detalles más interesantes en la carrera panista para definir al candidato presidencial de 2018, es el que tiene que ver con los protagonistas de la misma. Para nadie es un secreto que públicamente han dicho que participarán en la carrera interna tanto Margarita Zavala de Calderón como Rafael Moreno Valle, esperando la definición de Ricardo Anaya.

Los dos primeros militantes han trazado estrategias para alcanzar su objetivo. En una entrega anterior comentamos los esfuerzos de Margarita Zavala para darse a conocer entre la ciudadanía, por lo que ahora hablaremos del mandatario poblano.

Desde hace un par de años, Moreno Valle ha trazado una ruta para competir por la candidatura presidencial, principalmente a través de las siguientes líneas de acción: controlar al panismo de la entidad, apoyar a candidatos en otras entidades para contar con una base de aliados y crear comités de apoyo en los estados de la república.

La primera acción la llevó no sin enfrentamientos y acusaciones de militantes como Ana Teresa Aranda o Juan Carlos Mondragón. Señalamientos que reflejaban su autoritarismo no se hicieron esperar de parte de sus adversarios internos, pero lo cual no importó. Actualmente, el Comité Directivo Estatal del PAN en la entidad es controlado por sus aliados, incluso colocando a su esposa, Martha Erika Alonso, como secretaria general del mismo.

rmv-04

Ya con ese paso dado, siguió la creación de una serie de apoyos a otros candidatos en elecciones estatales pasadas, lo que ha generado que varios grupos panistas –mismos que controlan parte del padrón y de las estructuras estatales–, le deban el favor. Esta red le podría ayudar a lograr una cantidad de votos –considerando que el candidato presidencial del Partido será elegido por la militancia en el 2018–, nada despreciable incluso para negociar con alguno de los otros aspirantes a cambio de posiciones en las listas plurinominales.

Finalmente, la creación de comités de apoyo a sus aspiraciones es una de las últimas acciones que ha emprendido para lograr darse a conocer tanto entre la militancia azul como con la ciudadanía. Esto va aparejado a una serie de acciones para promover su imagen, mismas que ya han sido sancionadas por el INE al considerar que se trate de algo contrario al marco legal, aunque Moreno Valle clame respeto a su libertad de expresión.

¿Qué tanto éxito puede alcanzar con estas acciones el aspirante? Para algunos, se trata de un intento que se quedará en eso, pues pesa en su contra su historial tricolor además de una buena cantidad de militantes que se oponen a que sea el candidato presidencial. Su paso por el gobierno de Puebla le ha generado tanto opiniones positivas como negativas, pero no se trata de un balance que deslumbre. Asimismo, su cercanía con Elba Esther Gordillo pesará al momento de que se valide la opción de votar por él.

rmv-03

Así, Rafael Moreno Valle se encuentra en competencia por el 2018 buscando aprovechar un escenario interno en el que se prevé que la confrontación sea la constante. ¿Qué tantas cartas tiene para jugar frente a una exprimera dama apoyada por el expresidente Felipe Calderón y su grupo o ante el dirigente nacional, quien a través de sus aliados controla la mayor parte de las estructuras del partido?

Quizá la apuesta no es para ganar la posición principal en el próximo proceso electoral federal, pero sí para influir en el resultado y lograr ser parte de un eventual gabinete presidencial o una senaduría y diputaciones para sus cercanos.

De lo que no cabe duda es que el proyecto que ha armado Rafael Moreno Valle tiene peso y permitirá negociar con el resto de los aspirantes azules, además de que su experiencia como operador electoral lo hace atractivo para los demás grupos, por lo que no sería extraño que en un ambiente de polarización –como se proyecta que se dé al interior del partido conforme se acerque la fecha de elección interna–, él se convirtiera en el fiel de la balanza o en el factor para definir la contienda.

Migajas

Dos columnas, la semana pasada, hacían notar el control que sobre el panismo de la Ciudad de México tiene Jorge Romero, actual diputado local. La primera, de Adrián Rueda en Excélsior, muestra su alianza con Ricardo Anaya, en tanto que la segunda, de Manuel López San Martín, apunta que se le puede considerar dueño del Partido en la capital del país, pero que este instituto político, ahora, es sólo un cascarón.

            Interesante movimiento el de Ricardo Anaya para invitar a Gustavo Madero a participar en la comisión que elaborará la Plataforma 2018. Ahora que necesita aliados, el actual presidente nacional comienza a curar heridas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s