El PAN entre pleitos y votos


 

Lejos de la imagen que buscan presentar a la ciudadanía, el PAN es retratado por las acciones que sus militantes realizaron en sus propios procesos internos, en los que prevalece la división y la manipulación de un padrón de militantes que –al menos en teoría– está en proceso de depuración. Así finalizó Acción Nacional en 2016 e inicia en 2017 con los procesos para elegir candidatos para las elecciones de este año, además de estar lleno de temas cuestionables que reflejan que es otro partido, uno distinto al que se fundó en 1939.

 

Elecciones internas

Hay ocasiones en que la columna se escribe sola. Este es el caso gracias a lo aparecido en la prensa en diciembre pasado, fecha en la cual, en Oaxaca, en donde se renovó la dirigencia del Comité Estatal, las inconformidades derivaron en enfrentamientos, además de que se vivió un panorama similar en Baja California sur, sin mencionar lo que protagonizaron los presidentes municipales panistas de Naucalpan y Huixquilucan.

​No se trata de una campaña de desprestigio, sino las evidencias de que los militantes del PAN han dejado de lado la tan presumida “camaradería castrense” que sus fundadores señalaban como parte de la cohesión interna, hoy ya reemplazada por los intereses personales que generan constantes divisiones internas.

​Al inicio de 2017, nos encontramos que este elemento será uno de lo que defina el accionar del Partido en temas electorales. Para los militantes que gustan de acusar a la prensa de inventar pleitos en donde no los hay o que se trata de difundir sólo lo malo, ha llegado el momento de que hagan algo para evitar que las peleas por candidaturas terminen por quebrar al blanquiazul y sus posibilidades de ganar alguna gubernatura este año.

​Y es que, pese a los lamentos de militantes, en el sentido de que sólo se da a conocer lo negativo del Partido, aquí hay un par de botones de muestra de la división interna que vive Acción Nacional y que sus propios miembros se encargan de dar a conocer.

​En el Estado de México, el grupo que controla la estructura estatal ya entró en ruta de choque con Ricardo Anaya por la próxima elección a gobernador. Por sí mismos, Ulises Ramírez y compañía no pueden ganar los comicios que se avecinan, pero en lugar de sumar se han encargado de oponerse a una alianza con el PRD o apoyar a otro candidato. Para agravar la situación, en una entrevista con El Financiero, Ramírez acusó a Anaya de vender candidaturas, algo que sin duda hará que un acuerdo sea casi imposible de lograr y la votación para elegir gobernador sea fácilmente ganada por el PRI y sus acompañantes.

​Puede leer la entrevista en este enlace.


​En otra entidad en la que se renovará el gobierno local, Coahuila, uno de los aspirantes a la candidatura, Luis Fernando Salazar, desconoció el proceso y amenaza por renunciar para participar con otro partido en la campaña electoral, lo cual ayudaría al PRI a retener la posición, pues como se ha demostrado en otros procesos electorales, un candidato que salga de las filas azules y compita en contra de su expartido sólo le resta votos que pueden ser definitivos para el triunfo.

​Pero esto no es lo único que preocupa, pues Salazar se ha visto envuelto en un duelo de acusaciones con Ricardo Anaya, en el que el más afectado es –como siempre– el propio partido. Una columna publicada en Milenio Diario da cuenta de este escenario.

​Para acabar el recuento de los estados con elección a gobernador, en Nayarit crecen las versiones que aseguran que Antonio Echeverría junior, hijo del exgobernador del mismo nombre y de Martha García, senadora y excandidata a gobernador, podría ser impuesto en la candidatura desplazando a Leopoldo Domínguez, alcalde de Tepic, a quien se le considera el prospecto más competitivo.

​Claro que detrás de esta maniobra se señala al propio presidente nacional del Partido, quien con esto se convierte en una constante en donde han surgido problemas internos.

​Así, el panismo se enfrenta a su peor enemigo, a sí mismo. Si a lo anterior sumamos la propia lucha por la candidatura presidencial para la elección de 2018, nos podremos dar cuenta de que el Partido vive un momento complicado que podría derivar en otra crisis si no se conduce adecuadamente, algo difícil de lograr pues el propio dirigente nacional busca competir para ser el abanderado presidencial, pero sin dejar el cargo, algo que ya ha empezado a generar críticas de otros militantes.

​No cabe duda que para Acción Nacional este año empieza con riesgos importantes a su unidad interna, con un horizonte más complicado en la medida que la batalla por el 2018 se vaya dando.

 

Migajas

Enrique Aranda, en Excélsior, hace un resumen de los problemas internos que tiene el PAN de cara a las elecciones de este año.

Juan Manuel de Anda, en el diario 24 Horas, señala los errores de Ricardo Anaya en el tema Coahuila, lo que refuerza la teoría de que el queretano más que ser factor de unidad es parte del problema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s