El inicio de las campañas

icon-1728563_1280

A partir de esta semana, han dado inicio las campañas electorales en cuatro entidades del país. Para Acción Nacional representa una oportunidad para mostrar que puede ser competitivo al momento de buscar votos, aunque para esto tiene que superar obstáculos tanto internos como externos, de los cuales los primeros serán los más difíciles de superar.

Retos en el horizonte

Las campañas electorales que tendrán lugar en 2017, son la oportunidad de probar la capacidad de un partido político para atraer el voto. Como los partidos buscan ganar los comicios –haciendo que esto sea su actividad prioritaria–, la mayor parte de sus esfuerzos se dirigen hacia este objetivo. Esto es algo notorio por cuanto los discursos y la propia estructura del partido se ajustan a esta meta.

            En el caso de Acción Nacional, se podría decir que se enfrentan dos campañas paralelas: las que se están llevando en los estados en los que se renovarán tres gubernaturas y 122 presidencias municipales y las adelantadas para elegir candidato presidencial en 2018.

            En el primer caso, los resultados esperados serán mixtos pues podrían tener un buen resultado en Nayarit –en especial, luego de la detención del fiscal Edgar Veytia y el impacto negativo que esto tendrán en el PRI–, mostrar ser competitivos en Coahuila –en donde, si se conjugan algunos elementos a su favor, podría ganar–, en contraste con el Estado de México en el que se podría repetir lo sucedido en la elección del 2012.

            Mención aparte merece la votación en Veracruz, en donde gracias al efecto Duarte se espera que continúe la racha ganadora, enfrentando a Morena como el partido que podría ocupar los espacios que ha dejado el priísmo.

            ¿Qué esperar del panismo en esta temporada electoral? En primera instancia, que las campañas estatales se conviertan en plataformas de promoción de los aspirantes a ser candidatos presidenciales, lo que repercutirá en la manera en que se desarrollen las mismas.

            En este escenario, la búsqueda de atraer las simpatías de los militantes para la elección interna, podría servir para que la lucha interna continúe dividiendo al partido, pues los resultados –si son negativos– se cargarán a la cuenta de alguno de los aspirantes, a la vez que se dirá que eso favorece a otro de ellos.

ballot-1294935_1280

            También, conviene recordar que las campañas son motivo para la guerra sucia, como se ha visto en este año, incluso antes de que iniciaran las mismas. Los ataques en contra de Josefina Vázquez Mota o de Guillermo Anaya, son parte de este tipo de actividades. En este punto, se podría incluir a alguno de los aspirantes, como ha sucedido en Coahuila con el enfrentamiento entre Humberto Moreira y Felipe Calderón, que pega en las preferencias ciudadanas de Margarita Zavala.

            Pero también los esfuerzos proselitistas servirán para conocer a sus rivales. En el caso del PRI, Acción Nacional lleva una relación de competencia –cuando son adversarios en las elecciones– y de colaboración cuando están en los ámbitos de gobierno y legislativo, por lo que en muchas ocasiones se deben tratar de compaginar este tipo de elementos para una campaña.

            Pero el rival más peligroso para el panismo, y que podría unirlo, es Morena, en particular Andrés Manuel López Obrador. El Estado de México será un verdadero campo de batalla entre el panismo y el movimiento del tabasqueño, algo que podría adelantar lo que se podría vivir en la campaña presidencial de 2018.

            Si bien los aspirantes han buscado identificarse como quienes pueden competir con éxito en contra de López Obrador, se sigue cometiendo el error de incorporarlo a las campañas al mencionarlo –abierta o veladamente– y, con eso, darle publicidad. Buena parte del posicionamiento del exjefe de gobierno de la Ciudad de México se debe a que continuamente se habla de él, ya sea para criticarlo, para advertir los riesgos que representa o para adelantar que le van a ganar en los futuros comicios.

            Si lo piensan bien, nadie se expresa de esa manera de Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle o Ricardo Anaya, lo cual ayuda a entender una de las razones por las que encabeza las encuestas. En Veracruz y en el Estado de México será más nítida esta pelea, lo cual también afectará a las campañas estatales.

            Para el panismo, la actual contienda electoral representa todo un reto, pues su actual posición en las encuestas –en las cuales es mencionado como el partido con mayores intenciones de voto–, podría verse perjudicada con un mal desempeño de sus candidatos y un duelo de acusaciones acerca de quien tuvo la culpa. En otra perspectiva, ganar al menos una gubernatura podría afianzar esta posición. El tiempo nos dirá como termina este capítulo de la historia.

Migajas

Poco se ha dicho, pero el panismo mexiquense no ha restañado sus heridas luego de la postulación de Josefina Vázquez Mota como candidata a la gubernatura. Las acusaciones en su contra, incluso aquella de que familiares suyos son investigados por lavado de dinero, ha hecho que algunos militantes recuerden que advirtieron del procedimiento para elegir abanderado y sus efectos.

ballot-32201_1280

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s